La Ertzaintza ha detenido en Irún a un hombre de 40 años por ser presuntamente uno de los autores de varios atracos a curas de pequeñas localidades de Girona, a quienes intimidaban a punta de pistola en rectorías y parroquias, entre 2006 y 2007.

Según han informado este viernes la policía vasca y los Mossos d'Esquadra —que le tenían identificado y habían emitido una orden de búsqueda y captura—, al detenido le imputan atracos en una rectoría de Besalú, en Sant Hilari Sacalm y en una parroquia de Báscara.

Los hechos causaron en su día una gran alarma social, ya que hubo varios casos y siempre era en pequeñas localidades, según la policía.

El ahora detenido actuaba junto a otro cómplice siempre con el mismo 'modus operandi': Llamaban al timbre de la rectoría y le pedían ayuda al cura, se tapaban la cara con un pasamontañas, le intimidaban con una pistola, lo ataban con una cinta y se hacían con todos los objetos de valor que encontraban.

Después encerraban a la víctima en una habitación a oscuras y le cortaban la conexión telefónica para asegurarse la huida.

El detenido, que tiene antecedentes, también por falsificación documental, fue arrestado este miércoles en compañía de su hija menor de edad, que fue acogida por los Servicios Sociales de la diputación foral hasta que un familiar se hizo cargo de ella.

El presunto atracador, sobre quien pesaban varias órdenes policiales y judiciales de detención, ha sido puesto a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Girona.