El presidente de Pimeco, Bernat Coll, ha criticado la suspensión temporal del Plan de Reconversión Integral de la Playa de Palma (PRI) ya que, según ha entendido, es una muestra del "doble lenguaje" que utilizan las fuerzas políticas, así como el "último ejemplo de una preocupante tendencia a confundir a los ciudadanos".

En un comunicado titulado 'La ceremonia de la confusión', Coll ha reprochado que a la hora de materializar este proyecto los acuerdos alcanzados hayan quedado "en agua de borrajas", tal y como ya ocurrió con otros casos como el del palacio de Ferias y Congresos, "que recorrió distintos emplazamientos de la geografía mallorquina para quedar finalmente descartado", ha recordado.

Además, considera que esta "ceremonia de confusión" se combina con una especie de "axioma" según la cual la construcción de una gran superficie comercial es "una de las respuestas a todos los problemas". En este sentido, apunta que la pretensión de construir uno en Son Bordoy, Playa de Palma o en el estadio de Es Fortí "no se comprende cuando este modelo de comercio está de capa caída en toda España y los resultados obtenidos en Mallorca son más que discutibles".

Asimismo, incide en que implantar una gran superficie es siempre un elemento distorsionador del modelo comercial "que la mayoría de ciudadanos de la isla acepta y que todos los partidos políticos dicen defender".

"Por todo ello, no debería extrañar a nadie que denunciemos el doble lenguaje que utilizan las fuerzas políticas, que, a la hora de implantar políticas urbanísticas, facilitan la aparición de un modelo de comercio de grandes superficies mientras dicen defender el comercio urbano de proximidad", concluye el comunicado.