El sindicato CSIF-A ha lamentado las "descalificaciones" de la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, y ha rechazado "ir de comparsa con UGT y CCOO" en el acuerdo para modificar el decreto ley de reordenación del sector público.

En declaraciones a Europa Press, la responsable autonómica de CSIF-A, Alicia Martos, criticó que la consejera "sigue descalificando a los empleados públicos, acusándoles de manipulables y mal informados, cuando estos trabajadores son personas formadas e informadas, que además están en su derecho de discrepar".

Martos acusó a la Junta y a los sindicatos de "dar la espalda a los empleados públicos y no negociar en el seno de la mesa sectorial, que afecta a los trabajadores de la Administración General de la Junta".

"La Junta debería escuchar al resto de sindicatos", consideró esta dirigente sindical, quien aseguró que la central acudió a esta mesa general "con buena fe negocial", de forma que "CSIF no iba a ir bajo ningún concepto a un foro de negociación, el primer foro oficial donde nos hemos mostrado en contra del decreto ley, con las cartas marcadas previamente por la Junta y sus sindicatos amigos".

Recordó que CSIF "es el sindicato más votado por los funcionarios y estábamos representándolos y siendo su voz, ése es nuestro objetivo, pero la Junta tiene un problema de interlocución con agentes sociales y se demuestra en que el acuerdo final sólo han incluido alguna pequeña modificación".

"No somos meros comparsas de UGT y CCOO, sindicatos con los que tenemos un entendimiento magnífico y sobre lo que estamos dispuestos a admitir hasta coacciones, toda vez que esos sindicatos exigían que pusieran negro sobre blanco, pero nosotros no coaccionamos a nadie y aplicamos la buena fe negocial", agregó.

Martos precisó que CSIF seguirá con las movilizaciones y recordó que todos los martes y jueves están organizando concentraciones en las puertas de los centros de trabajo de la Junta.

Por su parte, CSIF Jaén reiteró su petición de derogación íntegra del decreto ley de reordenación del sector público en Andalucía. En una nota, el presidente de CSIF Jaén, Joaquín Álvarez, deja claro que la central sindical "es un sindicato abierto al diálogo y a la negociación", pero considera "inadmisible que sólo haya sido llamado a una mesa de negociación cuando el acuerdo ya había sido cerrado entre el Gobierno andaluz y UGT y CCOO".

"Es intolerable que CSIF, que es el sindicato más representativo entre los funcionarios y empleados públicos, sólo pueda negociar a posteriori y sobre la base de un texto legal ya impuesto que, además, supone una grave lesión de los derechos adquiridos por los empleados de la Administración General de la Junta de Andalucía", indica.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.