El Gobierno regional se ha mostrado satisfecho porque uno de los ejes prioritarios que plantea la reforma de la Política Agraria Comunitaria (PAC) más allá de 2013 son los agricultores profesionales. Así lo ha manifestado en Cuenca el consejero de Agricultura y Medio Ambiente, José Luis Martínez Guijarro, que ha explicado el análisis realizado desde el Ejecutivo autonómico en torno a la comunicación de la reforma de la PAC hecha pública en Bruselas por el comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Dacian Ciolos.

"Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha entendemos que para el periodo de aplicación 2014-2020, hay que hacer una PAC con nuevos planteamientos de distribución de fondos y, por tanto, desde la región nos decantamos por la segunda alternativa que se plantea, pues la desaparición de las ayudas directas a los agricultores es algo totalmente inasumible para el sector".

Como punto de partida, dijo el consejero, es un documento positivo que recoge algunos planteamientos realizados desde el Gobierno regional, pues la reforma está más orientada hacia los agricultores profesionales, o en activo, como se denominan. "Esto es fundamental de cara a futuro para que las nuevas líneas vayan dirigidas a los profesionales de la agricultura que son los que sustentan de verdad el sector agrario y los que generan actividad económica en nuestros municipios", apuntó.

También se plantea un nuevo modelo de pago directo a los agricultores, con distintos tramos. "Nosotros coincidimos básicamente" aunque con sugerencias, explicó, como pueden ser los temas relacionados con el medioambiente. "Creemos que se debe hacer referencia a la Red Natura 2000 para que los agricultores afectados por la misma perciban compensaciones a cambio de las limitaciones ambientales que se les pueda imponer".

Asimismo, indicó que hay una referencia excesivamente genérica sobre los mecanismos de intervención. "Nos hubiera gustado que la UE hubiera sido más concreta con un planteamiento de cara a futuro en esta materia, pues creemos que deben existir mecanismos que pongan un suelo al precio de los productos, para que se garantice la renta de los agricultores y que ésta no se vea afectada por los vaivenes en los mercados internacionales que muchas veces son cuestiones financieras que nada tienen que ver con el sector".

Políticas de desarrollo rural

Otro aspecto positivo según el consejero, es que se siguen manteniendo las políticas de desarrollo rural. "Estamos de acuerdo pues éstas tienen que seguir colaborando con los agricultores para mejorar la rentabilidad de sus explotaciones, ya que ahí se recogen líneas como la mejora de las explotaciones o el apoyo para la modernización de las industrias, algo clave para mantener el valor añadido de las producciones agrarias".

Otro punto interesante, manifestó, es el que esboza de cara a futuro lo que podría ser un seguro de renta para los agricultores, pues se habla de sistemas de aseguramiento que cofinanciados entre los agricultores y fondos europeos, nacionales y autonómicos, puedan establecer un seguro que garantice una renta mínima a los agricultores.

Asimismo apuntó que es importante que se hable específicamente de los pequeños agricultores "con un sistema que les garantice un mínimo de ayudas para mantener su rentabilidad". También es interesante que se hable de "topes de ayuda por explotación", vinculando esos topes a la generación de empleo y que haya un tratamiento diferenciado para las zonas desfavorecidas como prevé el documento.

En términos generales, añadió, "es positiva porque además de dar prioridad a los agricultores profesionales se dirige a garantizar los alimentos de calidad en la UE, prevé mecanismos de intervención y también hace referencia hacia la mejora de la posición de los agricultores en la cadena de distribución, otro problema importante del sector".

Finalmente indicó, que aunque es una primera declaración de intenciones, "nos hubiera gustado alguna concreción más en el documento de cómo se va a hacer la distribución de fondos y también que se hubiera planteado las perspectivas financieras", pero es cierto, aseguró el consejero "que es un primer documento y que es necesario saber los presupuestos de la UE hasta 2020 para poder hablar de la PAC".

Trabajar en un posicionamiento común

A partir de ahora, dijo el consejero, desde el Gobierno de Castilla-La Mancha vamos a trabajar y tener reuniones con todos los colectivos y organizaciones del sector agrario regional, para conseguir un posicionamiento común como Comunidad Autónoma para trasladarlo así al Ministerio y a la Comisión Europea. Igualmente se participará en las reuniones del Ministerio con el resto de regiones para fijar la posición española.

Asimismo se trabajará "para conseguir apoyo de los grupos políticos de nuestra región para que sea una PAC fuerte y bien dotada, desde el punto de vista presupuestario, para el nuevo periodo teniendo en cuenta que este sector es estratégico para la UE y así ha sido fue asumido tras la presidencia española".

El consejero estuvo acompañado durante la rueda de prensa por el delegado de la Junta en Cuenca, Angel Valiente, y el delegado provincial de Agricultura y Medio Ambiente, Rodrigo Molina.

Consulta aquí más noticias de Cuenca.