Pagar la hipoteca se ha convertido en una pesadilla para muchas familias valencianas. De hecho, la crisis económica ha obligado ya a 42.466 de ellas a modificar las condiciones de su hipoteca en el primer semestre de 2010, un 5% más con respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos  del Instituto Nacional de Estadística (INE).
La mayoría optan por ampliar los años del préstamo para reducir la cuota que les toca pagar al mes, mientras que un pequeño porcentaje prefiere aumentarla para conseguir dinero a un interés más bajo que el establecido para los préstamos personales.
Desde mayo de 2008 realizar modificaciones en la hipoteca resulta más barato, ya que el Gobierno suprimió el abono del impuesto de actos jurídicos documentados. Ello se ha notado en un aumento de casos.
De media, 7.077 familias valencianas modifican su hipoteca cada mes, lo que sitúa a la Comunitat como la autonomía donde más se suscriben estos cambios. La tendencia ha ido creciendo en los últimos años.
Deben más por su piso
Sin embargo, a pesar de cambiar la hipoteca hay valencianos que se encuentran con la paradoja de que deben más de lo que vale su vivienda, esto le sucede al 12,4% de los propietarios valencianos, debido, en mayor medida, al descenso de los precios en el mercado inmobiliario, según un informe de la agencia Standad & Poor’s.
No obstante, hay que destacar el leve repunte que ha habido en el número de hipotecas constituidas en el primer semestre de este año,  se firmaron un total de 59.465 frente a los 63.594 de 2008.

Consulta aquí más noticias de Valencia.