La Fiscalía de Valencia pide una pena de seis meses de prisión para el presidente de la Falla Azcárraga-Fernando el Católico, en la que en marzo de 2007 explotó una furgoneta cargada de material pirotécnico y, como consecuencia, una veintena de personas resultaron heridas, según han confirmado a Europa Press fuentes del ministerio público.

En concreto, el fiscal le acusa de cinco delitos de lesiones por imprudencia grave y de otro delito de daños. La acusación también se dirige contra el pirotécnico, para el que se solicita la misma pena de prisión, han indicado las mismas fuentes.

El incidente tuvo lugar el 16 de abril de 2007, cuando explosionó una furgoneta, marca Ford Transit, cerca del número 28 de la calle Azcárraga de la ciudad de Valencia. Como consecuencia, unas 17 personas fueron atendidas por heridas de carácter leve.

De los heridos, un niño de 11 años sufrió una herida en la pierna, un joven de 29 fue atendido con una herida en el cuello por metralla y traumatismo acústico, y un varón de 27 años por policontusiones. Por otra parte, se asistieron a otras 14 personas con ataques de ansiedad y alguna herida leve.

La furgoneta que transportaba el material pirotécnico llegó a las 10 horas para montar una traca china. Al parecer, en su interior había unos 15 ó 20 tubos de lanzamiento y varios palos de plástico para lanzar posiblemente una 'mascletà' o un castillo.

A causa del estallido, los escaparates, vehículos y fachadas de los edificios cercanos resultaron afectados aunque no se produjo ningún daño estructural en los inmuebles.

Tras el incidente, los vecinos afectados por la explosión presentaron hasta 215 actas de comparecencia de incidencias ante el Vehículo de Coordinación Avanzada (VECA), la mayoría relacionada con la rotura de cristales.

Consulta aquí más noticias de Valencia.