La querella interpuesta por la representación jurídica del letrado Luis de los Santos, a la que ha tenido acceso Europa Press, se dirige contra este agente, "como uno de los instructores del atestado y responsable de la diligencia de detención", y contra "cuantos funcionarios del mismo Cuerpo fueran los responsables competentes que en su día ordenaron la detención y, en su caso, el instructor o instructores del procedimiento que ordenaron, acordaron y efectuaron la misma".

En este sentido, el texto de la querella refiere que sobre las 16,00 horas del día 21 de octubre se personaron en el despacho del querellante dos funcionarios de la Policía Nacional para proceder a su detención" por los hechos referidos, agentes que "expresaron que fue" el policía nacional contra el que se dirige la querella el que había ordenado su detención. Tras ello, el letrado fue trasladado a la Jefatura de Policía de Blas Infante y, posteriormente, al Juzgado de Guardia, quedando en libertad sobre las 21,00 horas.

Al hilo de ello, recuerda que al querellante "en ningún momento se le comunicó que se iba a producir su detención", añadiendo además que "no existían circunstancias objetivas de riesgo que propiciaran una posible fuga", un hecho que "está respaldado por ser el abogado de varios de los imputados en las diligencias que motivaron su detención, tener familia, domicilio y despacho profesional conocidos, así como varios teléfonos conocidos por la Policía".

Además, asegura que Luis de los Santos "es una persona conocida en la prensa local y en el ámbito de las asociaciones de juristas en defensa de los derechos humanos en Sevilla", en base a lo cual, "y para el supuesto de que la Policía tuviera indicios sobre la posible participación del detenido en algún hecho delictivo relacionado con la huelga, debería haber sido citado por la propia Policía o bien por el Juzgado", por todo lo cual en este caso la detención "era una medida desproporcionada e injustificable, sin finalidad cautelar alguna y contraviniendo los criterios de oportunidad".

La detención "no debe convertirse en una práctica sistemática"

En esta línea, considera que los hechos descritos son constitutivos de un delito de detención ilegal, argumentando que la detención "no debe convertirse en una práctica sistemática y rutinaria ante cualquier situación presuntamente delictiva, pues para que esta se produzca debe de tratarse de un caso de entidad suficiente como para enervar el principio constitucional del derecho a la libertad aunque sea provisionalmente, como este caso, una detención policial".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.