Los pacientes con esquizofrenia tienen alterada su cognición social respecto al resto de la población, según un estudio del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín en 29 pacientes diagnosticados de esquizofrenia, en el que también participaron 21 familiares y 28 personas no emparentadas.

La Cognición Social es una nueva línea de investigación dentro de la psiquiatría, por lo que aún hay pocas investigaciones sobre la influencia que ejerce en pacientes y familiares.

El citad hospital, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, presentó este viernes una ponencia en las XII Jornadas Internacionales de Actualización en Salud Mental en la capital grancanaria, sobre la relación entre la Cognición Social y los enfermos con Esquizofrenia, sus familiares y el resto de la sociedad, según informa el Ejecutivo regional en un comunicado.

En el estudio, realizado entre junio y octubre de este año por los psiquiatras y psicólogos de la Unidad de Internamiento Breve del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, participaron 29 pacientes de entre 40 y 50 años de edad, diagnosticados de Esquizofrenia, 21 familiares y 28 personas no relacionadas con los enfermos, con el objetivo de evaluar el grado de cognición social existente.

Otro de los objetivos importantes era establecer la existencia de relación entre vulnerabilidad familiar, sintomatología, funcionamiento cognitivo general y cognición social.

Las conclusiones más importantes que destaca el equipo de la UIB del centro hospitalario es que el estudio de la Cognición Social representa una aportación importante en el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de los pacientes con esquizofrenia, quienes han mostrado no sólo que tienen alterada la cognición social sino que sus familiares también muestran signos de déficit en este sentido y en relación al resto de las personas, de modo que se demuestra una cierta vulnerabilidad familiar.

Sobreatribuir el enfado

Asimismo, esos pacientes mostraron además una mayor tendencia a sobreatribuir el enfado. Además, el estudio aporta que la edad no condiciona la cognición social, aunque sí puede influir el nivel de estudios y que los familiares presentaban diferencias en función del género.

Los miembros de la UIB presentaron los resultados de su investigación en la segunda sesión de las Jornadas en las que participaron los mejores especialistas del mundo en Cognición Social.

Otros de los ponentes que intervinieron este viernes fueron Martin Brüne, profesor de Psiquiatría y director del Departamento de Investigación en Neuropsiquiatría Cognitiva y Medicina Psiquiátrica Preventiva de la LWL Hospital Universitario de la Universidad de Ruhr en Bochum, Alemania; y Robert Kern, psicólogo investigador de la David Geffen School of Medicine de la Universidad de California, Los Ángeles y del Instituto Selen de Neurociencia y Conducta Humana.

Además de Miguel Bernardo, coordinador de Hospitalización del Instituto Clínico de Psiquiatría del Hospital Clínico de Barcelona y Profesor Asociado de la Facultad de Medicina de Barcelona; entre otros.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.