La Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), ha denunciado públicamente el "abandono" del Gobierno regional ante los "radicales recortes" propuestos para los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Murcia para el 2011, que obligarán a la Federación de Personas Sordas de la Región de Murcia (Fesormu) a desaparecer el 31 de diciembre.

En este sentido, CNSE ha puesto de manifiesto su "enorme inquietud" por la situación "desesperante en que pueden quedar las más de 400 personas sordas y sus familiares en la Región de Murcia", según informaron fuentes de la Confederación en un comunicado.

El recorte propuesto, según CNSE "asciende a un 90 por ciento respecto al año anterior, lo que significa que de 109.360 euros concedidos en 2010, se ha pasado a 12.000 euros para 2011; una cifra que impide sustancialmente el cumplimiento de los fines de la entidad y su propia supervivencia, afectando gravemente al colectivo de las personas sordas de la región de Murcia y a su movimiento asociativo".

La presidenta de CNSE, Concha Díaz, declaró que este recorte "tan desacertado" dejará de ofrecer a las personas sordas "servicios fundamentales como el de interpretación de lengua de signos que, hoy por hoy, les permite acceder a derechos tan básicos como la sanidad o la educación".

A través del programa de interpretación de lengua de signos, que Fesormu ofrece desde hace ya 13 años "se pueden atender a cerca de 400 personas en un año, y la entidad ofrece servicios de formación e integración laboral, atención social integral, formación en lengua de signos, asesoramiento a familias y en centros educativos, y soporte a sus asociaciones afiliadas, que no perciben por otras vías más estables este tipo de servicios".

"la única entidad de la cnse"

"La Fesormu no es la única entidad de la CNSE que, debido a la crisis y los recortes presupuestarios, ve reducida su capacidad de prestación de servicios a las personas sordas y sus familias; pero sí es la única que ha sufrido un recorte tan desproporcionado, de un 90 por ciento, que le condena a la desaparición", criticó la organización.

Además, la Confederación explicó que Fesormu "no recibe ninguna ayuda en virtud de la ley de Dependencia, por lo que el drástico recorte de la subvención supone el fin de su única fuente de financiación".

Por todo ello, la CNSE insta a la Administración Pública "a que presente una vía de solución para que las más de 400 personas sordas de Murcia y sus familias no se vean privadas de los servicios que reciben a través del movimiento asociativo".

Consulta aquí más noticias de Murcia.