Diversas entidades participarán este sábado en una marcha en protesta contra la gestión de Son Espases como crítica a la privatización de los servicios auxiliares del centro, por los derechos de los trabajadores sanitarios, por el cobro del aparcamiento, así como por los despidos de siete trabajadores del Hospital de Manacor.

El acto de protesta ha sido convocado por la CGT-Baleares, Aina Calafat, ATTAC Mallorca, Drets Humans de Mallorca, Gadma, GOB, Maulets, PCPE-CJC y Revolta Global-Esquerra Anticapitalista. No obstante, la convocatoria permanece abierta por lo que todavía pueden adherirse más personas o entidades.

La marcha partirá a las 11.30 horas de la plaza de Cort hacia Son Espases, donde se leerá un manifiesto en el que se critica el "modelo sanitario elitista" que ha llevado a cabo el Govern y que, a su juicio, "va hacia la privatización de la gestión" del centro hospitalario.

Así, los protestantes critican que "todo el proceso se ha hecho con muy poca transparencia" y que "la gestión y la explotación del nuevo centro no serán en ningún caso cien por cien públicas".

En este sentido, afirman en el manifiesto que "los servicios auxiliares no estrictamente sanitarios -como los de lavandería, cocina o mantenimiento, entre otros- estarán en manos de empresas privadas, directamente, por un periodo de concesión de 30 años". Los protestantes consideran que este hecho no implicará ningún tipo de control por parte de la administración pública sobre las garantías laborales y los derechos de los trabajadores. Los cuales, añade el manifiesto, podrán ser despedidos por las empresas concesionarias cuando consideren oportuno.

Asimismo, han lamentado "la precariedad en las condiciones de trabajo" que, a su parecer, se denota en aspectos como "la falta de previsión en recursos humanos en determinados servicios".

Además, han asegurado que en los modelos de gestión privada de todos los servicios auxiliares de los hospitales "el ratio de profesionales por número de usuarios baja" respecto al modelo de servicio sanitario totalmente público, como el que hasta hora había en Son Dureta.

Por otra parte, los protestantes tachan de "vergonzosa e impresentable" el hecho de que los trabajadores vayan a tener que pagar por utilizar el aparcamiento del hospital. En este sentido, han indicado que el cobro de este servicio repercutirá en unos ingresos para el Consorcio concesionario de una media de 550 euros mensuales por persona y que, a lo largo de los 30 años de la concesión, supondrá un beneficio de aproximadamente 38 millones de euros.

Asimismo, añaden que el hecho de que sólo se hayan reservado para el personal 900 plazas de aparcamiento de las 2.300 de las que dispone la infraestructura "denota una falta de planificación y organización", así como que "lo que menos importan son los trabajadores".

Los convocantes también han criticado que el traslado de los pacientes de Son Dureta a Son Espases se quiera hacer en un sólo mes, algo "materialmente imposible", según ellos, "teniendo en cuenta las características del centro y el volumen de gente a mover.

Readmisión de los trabajadores despedidos del hospital de manacor

En otro orden de cosas, los protestantes también reivindicarán durante la marcha el despido de seis trabajadoras y un trabajador del Hospital de Manacor, según ellos, "por haber denunciado abusos" por parte de algunos jefes del centro hospitalario. En este sentido, reclaman la readmisión inmediata por parte de la gerencia del centro manacorí.