Un total de cinco personas han muerto a lo largo de 2010 a causa de ataques de perros, tras el último incidente registrado esta semana en Carcabuey (Córdoba) en el que dos perros causaron la muerte de un hombre, de 55 años, y varias heridas a su hijo, de 19 años de edad.

El primer suceso ocurrió el pasado 15 de mayo cuando un niño de dos años falleció tras ser atacado por un perro de raza 'pitbull' propiedad de su familia en la localidad pontevedresa de Pazos de Borbén.

Asimismo, dos semanas más tarde en Santa Cruz de Tenerife, un niño de apenas tres años de edad fallecía después de haber sido mordido en brazos de su madre por un pitbull, propiedad de su padre. El niño murió como consecuencia de las heridas sufridas en el cuello, según el parte médico.

Posteriormente, en el mes de octubre, los cuerpos de un hombre y una mujer indigentes fueron hallados sin vida y con signos de violencia y mordiscos de perro en Mataró (Barcelona). Estas dos personas convivían con un importante número de perros —hasta una veintena—.

A estos ataques habría que añadir el registrado en Terrasa (Barcelona) por un perro de raza peligrosa a una mujer de unos 50 años, que quedó en estado de coma. Los hechos sucedieron durante la visita a la casa de sus amigos en la misma localidad.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.