El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Santander ha rechazado una petición del Ayuntamiento de Miengo y la comunidad de propietarios de 'Playa Marzán' para evitar el derribo de la urbanización.

En concreto, lo que ha rechazado el juzgado es el incidente de inejecución que presentaron ambas partes amparándose en una sentencia del Tribunal Supremo en relación a esta misma urbanización.

El problema es que aquella sentencia del Supremo resolvió un recurso de casación 'en interés de ley', es decir, un tipo de recurso extraordinario que se utiliza para fijar criterios de cara a situaciones futuras, pero no aplicable al caso concreto en el que tiene su origen.

Según explica el Juzgado en un auto fechado el pasado 11 de noviembre, este tipo de recurso es "un remedio extraordinario" para evitar que sentencias que se estimen "erróneas" y puedan "comprometer y dañar gravemente el interés general", "perpetúen o multipliquen" sus efectos negativos en el futuro si otros tribunales aplican su misma doctrina.

Por tanto, se trata de remediar los daños que esas sentencias podrían ocasionar en procedimientos futuros, pero no se pueden aplicar al caso que está en el origen, un caso que ya está juzgado y en el que el fallo es firme.

Aunque el Ayuntamiento y los propietarios advertían además de la "incongruencia" que supondría derribar unas viviendas cuando el Plan Parcial sigue vigente y se podría volver a construir, el Juzgado responde que esos argumentos ya se esgrimieron en escritos anteriores e insiste en que las resoluciones previas son firmes, con lo cual, no es posible estimar su petición para que no se ejecute el derribo.

Contra este auto del Juzgado se puede presentar todavía recurso de apelación, una posibilidad que el Ayuntamiento ya ha anunciado que va a utilizar.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.