La inspección de los periodistas de El mundo y El país que habían sido autorizados por Marruecos para entrar en el Sáhara ha durado poco. Cuando todavía no habían podido entrar, ya han sido obligados a regresar, según cuenta elmundo.es.

La enviada especial de El mundo, Ana Romero, había viajado a El Aaiún  a primera hora del viernes, en un avión desde Las Palmas. Al llegar al aeropuerto, los policías de la aduana han comprobado su pasaporte y, tras 15 minutos, la han obligado a volver en el mismo avión en el que había llegado.

El Gobierno de Rabat había permitido la entrada de estos profesionales tras la petición de transparencia del Ejecutivo español.

Lo mejor para Marruecos

La decisión de Marruecos de dejar entrar solo a dos periodistas no había, sin embargo, satisfecho a nadie fuera del Gobierno español, ni siquiera al propio PSOE, quien este viernes, a través de su secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, había dicho "sería mejor para Marruecos" que los medios de comunicación fueran libremente.

En una entrevista en TVE, Valenciano ha subrayado que su partido es partidario de que los medios de comunicación españoles vayan libremente a informar y ha insistido que esto "sería mejor para Marruecos", ya que permitiría a la opinión pública tener una información libre y contrastada, y "mucho más certera de la que hoy se tiene".

La dirigente socialista ha explicado que el Gobierno marroquí ha seleccionado en España a los dos periódicos de máxima tirada nacional, aplicando así "la misma plantilla que en Francia", donde se permitió el acceso a El Aaiún sólo a los periodistas de los diarios Le Figaro y Le Monde.

Valenciano ha insistido en que España es el único país que, en estos momentos, "está dispuesto a pelear en la agenda internacional el espacio que merece el Sahara occidental".

No obstante, ha reiterado que el PSOE no tiene reparos en condenar la violencia pero tiene que saber qué ha pasado.