La Ley de Impulso al Nacimiento y Consolidación de Empresas (LINCE) establece nuevos criterios y procedimientos para facilitar la puesta en marcha de empresas en la región, según publica este viernes el Diario Oficial de Extremadura (DOE).

La norma, nacida a iniciativa del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y aprobada por la Asamblea autonómica el pasado 28 de octubre, forma parte del Pacto Social y Político de Reformas por Extremadura suscrito por los principales partidos políticos y los agentes sociales de la región.

Entre las principales novedades está el establecimiento de un nuevo procedimiento, denominado Declaración de Nueva Empresa (DNE), que permite crear empresas o actividades empresariales con la simple presentación, a través de la ventanilla única electrónica, de una declaración responsable en la que el emprendedor manifiesta cumplir todos los requisitos legales para ejercer la actividad.

Esta declaración de nueva empresa permitirá también ahorrar trámites, porque habilita a la Administración autonómica para realizar todos aquellos que sean necesarios para la puesta en marcha de la empresa, incluida la inscripción en los registros que dependan de otras Administraciones públicas y la solicitud de aquellas autorizaciones sobre las que la Comunidad Autónoma no tenga competencias normativas.

Una vez creada la empresa, el empresario podrá optar por seguir en la misma situación jurídica o adaptarse a cualquiera de las figuras jurídicas empresariales que existen, informa la Junta en nota de prensa.

"simplifica" los trámites

La ley también simplifica otros trámites bajo el principio 'in dubio pro apertura', de tal manera que a partir de ahora será la Administración la encargada de comprobar si el empresario cumple los requisitos exigidos para realizar su actividad, tal como ha manifestado mediante una declaración responsable, en lugar de obligar al empresario a demostrarlo.

Además, la Administración gestionará los trámites de forma simultánea y preferente y dará carácter de urgencia a los procedimientos para la inscripción en los registros y la obtención de autorizaciones autonómicas.

La Junta de Extremadura, asimismo, se compromete a revisar en el plazo de un año todos los trámites empresariales sobre los que tenga competencia para impulsar su simplificación.

Por otro lado, la ley establece que, en aquellos proyectos de instalación de empresas en suelos no urbanizables, la declaración que resulte de la evaluación ambiental producirá también los efectos de calificación urbanística, acreditando la idoneidad urbanística de los terrenos.

Finalmente, la Junta recuerda que esta norma elimina el requisito previo de obtener la cédula de habitabilidad cuando el ejercicio de la actividad empresarial pretenda desarrollarse en locales o viviendas ubicadas en edificios en los que sea compatible el uso residencial.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.