El Defensor del Profesor puesto en marcha por el sindicato Anpe atendió entre noviembre de 2009 y noviembre de 2010 la llamada de un total de 89 docentes que recurrieron este servicio tras ser víctimas de agresiones, amenazas o faltas de respeto por parte de alumnos, entre otros problemas.

La vicepresidenta de Anpe, Carmen Guaita Fernández; el vicepresidente de Anpe Canarias, Pedro Crespo; el coordinador regional del servicio el Defensor del Profesor, Domingo Rodríguez; y la asesora jurídica de Anpe Canarias, María Eugenia Castro, han informado este viernes en rueda de prensa acerca de los resultados del informe del segundo año del servicio 'El Defensor del Profesor'. El total de docentes atendidos desde que se puso en marcha el Defensor del Profesor en 2008 es de 186.

Los profesores atendidos en el archipiélago por este servicio trabajaban en todos los niveles educativos no universitarios: Educación Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional, Enseñanzas de Régimen Especial y Enseñanza de Adultos. Según ha informado el vicepresidente de Anpe Canarias, Pedro Crespo, la tipología de los conflictos relacionados con los alumnos es la siguiente: el 75 por ciento tiene que ver con problemas para dar clase, el 40 por ciento con faltas de respeto, el 28 por ciento con insultos, el 25 por ciento con acoso y amenazas de alumnos, el 13 por ciento con grabaciones, fotos e internet y el 5 por ciento con conductas agresivas de alumnos hacia el profesor.

En cuanto a los problemas relacionas con los padres, la distribución de los conflictos es la que sigue: el 10 por ciento son agresiones de padres y familiares, el 10 por ciento denuncias de padres y el 7 por ciento se derivan de acoso y amenazas de los progenitores. También hay problemas relacionados con el rendimiento académico, en este caso, el 5 por ciento se deben a presiones para modificar las notas, el 13 por ciento problemas administrativos con la dirección y el 4 por ciento problemas con la dirección derivados de otras situaciones.

Los motivos de las consulta del total de 89 llamadas recibidas en el último año fueron los siguientes: 67 por problemas para dar clase, 13 por conductas agresivas de alumnos hacia el profesor, cuatro por agresiones de alumnos, 25 por insultos, 36 por faltas de respeto, 22 por acoso y amenazas, 12 por grabaciones, fotos en internet, cuatro por daños causados a propiedades o pertenencias, nueve por agresiones de padres, nueve por denuncias de padres, cuatro por presiones para cambiar las notas, dos por acoso de compañeros, 12 por problemas administrativos con la dirección y cuatro por problemas con dirección derivados de otras situaciones. Cabe destacar que en cada una de las 89 llamadas se pueden hacer consultas de diverso tipo.

Estado anímico del docente

Estos conflictos afectan al estado anímico de los profesores de varias maneras, provocando ansiedad, depresión o bajas laborales. En esta tesitura, la asesora jurídica de Anpe Canarias, María Eugenia Castro, ha resaltado que se busca recuperar la autoridad moral y académica del profesor y ha reprobado que no se haya publicado ya el "famoso" decreto de convivencia con el que se lograría, entre otras cosas, que el resto de alumnos que no son conflictivos no vean menoscabado su derecho a aprender.

En esta tesitura, la vicepresidenta de Anpe, Carmen Guaita Fernández, ha subrayado que "todas las comunidades autónomas, excepto Canarias, han legislado a favor del profesor y ha reivindicado una actuación ante el "divorcio" entre padres y profesores —éste es el objetivo fundamental de la campaña que se puede consultar en la web yotambiensoydefensordelprofesor.es— y ha abogado por erigir al profesor como autoridad pública en el ejercicio de su función.

Por su parte, el coordinador regional del servicio el Defensor del Profesor, Domingo Rodríguez, ha aclarado que "no es una cuestión de alarmismo" pero ha asumido que hay casos graves en los que debería actuar la propia administración. En esta línea, ha opinado que el actual protocolo de actuaciones es "inoperante" y ha sentenciado que "estamos cansados de oír que no hay dinero, las campañas que se plantean en otras comunidades no cuestan dinero".