La Fundación para el estudio, Prevención y Asistencia a las Drogodependencias, FEPAD ha detectado durante la primera fase de un estudio que está realizando sobre las I-Doser, difundidas como "nuevas drogas digitales en forma de archivos sonoros", que "no producen los mismos efectos que una sustancia adictiva por lo que se trata de un fraude o estafa", según ha señalado en un comunicado.

Este fenómeno es más bien un programa que permite al usuario descargarse un archivo (I-Dose), que supuestamente simula los efectos de determinadas sustancias adictivas, como el cannabis o cocaína, entre otros. Sin embargo, según un estudio que está realizando FEPAD, coordinado por Marisa García-Merita, profesora de psicología de la Universidad de Valencia, y cuyos resultados se presentaron en la II Jornada sobre Adicciones Sociales, ADICCION-OFF, "se trata de sonidos de alta intensidad que no producen alteraciones en la conciencia del usuario, y por lo tanto no provocan efectos similares al consumo de drogas".

De hecho, en este primera fase del estudio han participado seis investigadores sobre una muestra de cuatro "dosis" diferentes de I-Dosser, y todos ellos han coincidido en que su consumo "no produce ninguno de los efectos que se describen en la Web", que supuestamente deberían ser los mismos que produce sobre el cuerpo y la conciencia del individuo la marihuana, la cocaína, el LSD, o el Nitroso. Aun así, desde FEPAD se va a continuar realizando las siguientes fases del estudio para descartar definitivamente que pueda tener efectos similiares al consumo de una sustancia adictiva, según indicaron las mismas fuentes.

Según afirman los expertos, el único efecto que producen estos archivos son "un dolor de cabeza muy fuerte y malestar, ya que se trata de un ruido continuado y de diferente intensidad que se prolonga hasta treinta minutos en algunas sesiones o dosis". De todas formas, no descartan que un uso continuado pueda provocar daños auditivos o generar efectos más graves, como ataques de epilepsia en personas con algún foco irritativo

Venta engañosa a través de la red

Así por ejemplo, la dosis denominada "I-cocaína", cuyo precio es de 3,75$, se califica en la web como "muy fuerte" y un usuario del foro la describe como "30 minutos de euforia pura", cuando "en realidad se trata de un ruido muy molesto similar al que produce una taladradora de cemento en la calle". Lo mismo ocurre con otras dosis como la I-Marihuana (4,75$), que lejos de simular "todos los efectos de la hoja sin humo" es más bien "un ruido similar a las interferencias de un televisor", o la I-LSD, que por 4,50$ "te somete durante 30 minutos al ruido de las turbinas de un avión, sin otro efecto que éste".

Según los expertos en ninguna de las dosis se han detectado cambios en los niveles de conciencia, ni alteraciones en la percepción de las cosas, ni cambios emocionales ni físicos en los investigadores que han consumido I-Doser.

En una segunda fase el estudio se realizará sobre una muestra de personas "psicológicamente estables" de diferentes edades y sexos, para finalizar en una tercera fase con grupos de riesgo formados por individuos sensibles a los efectos de las drogas. A priori la FEPAD espera obtener las mismas conclusiones que en la fase uno que se acaba de presentar.

Consulta aquí más noticias de Valencia.