El secretario xeral del PSdeG, Manuel 'Pachi' Vázquez, ha considerado este viernes que el "conflicto" del hospital vigués Povisa es la prueba de que "el gran gestor" que parecía ser el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se convirtió en "un gran improvisador" y le ha advertido de que "tendrá que explicar" que no haya recursos para la sanidad pero "se dupliquen" los servicios sanitarios en Vigo.

Se ha referido, de este modo, al escenario temporal de 10 años comprometido por el Sergas para el concierto con Povisa que está en negociación, pese a que la construcción del nuevo hospital vigués finalizará en 2014, después de que la Xunta haya prorrogado el actual hasta la formalización del nuevo concierto.

"Es difícil de explicar", ha observado, para preguntarse a renglón seguido si el Gobierno gallego "no sabía cuándo vencía el contrato" con el hospital privado o si "tiene alguna alternativa" para no "duplicar" los servicios sanitarios. "Que se siente y negocie", ha instado, tras cuestionar cómo hará la Xunta para "pagar a todos" una vez esté operativo el centro en construcción.

Lo "más fácil" hubiera sido, a juicio del líder socialista, "adjudicar" el concurso de obra de 390 millones de euros a su llegada a San Caetano a través de la Sociedade Pública de Inversións (SPI), ya que así contaría con "dos años de adelanto". Pese a todo, ha concluido que el mandatario autonómico es "especialista en externalizar los problemas", por lo que ha ironizado con que "al final, la culpa de lo de Povisa será del alcalde de Vigo, de Touriño o incluso de Zapatero". "Menos de la conselleira o de Feijóo, puede ser de cualquiera", ha sentenciado.

"fracaso de gestión"

En todo caso, Vázquez ha señalado que la gestión de la renovación del contrato con Povisa se ha revelado como "un fracaso de gestión" de la Xunta y ha sumado esta "improvisación" a la que se está viviendo en relación con la ubicación de la planta de baterías de Mitsubishi. "Vigo estará viendo sorprendido cómo funciona la Xunta", ha ironizado, tras apuntar que también hay ofertas para la ubicación de esta planta en Narón (A Coruña) y las localidades pontevedresas de Sanxenxo, Tomiño y Vilanova de Arousa.

"Yo sólo quería ver la cara de los japoneses preguntándose quien manda aquí", ha bromeado, en alusión a que se esté "dándole vueltas" a la oferta de una empresa para "invertir cientos de millones de euros" e intentando "colar una enmienda rara en la Ley de acompañamiento" para sacar el proyecto adelante. "Este gobierno es un desastre, un caos", ha sentenciado Pachi Vázquez.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.