Los trabajadores del matadero de Calamocha (Teruel), Pelbor, se han concentrado este viernes en la Plaza del Torico de la capital turolense para pedir estar presentes una la mesa de negociación sobre una posible reapertura de su centro de trabajo.

El portavoz de los trabajadores, Mario Burillo, ha reclamado "que se nos oiga, que se nos llame" porque "queremos estar en una mesa de negociación y saber, de una vez por todas, si es posible la reapertura del matadero de Calamocha" ya que, a su juicio, "el matadero sí es el viable, pero a nosotros no nos ha querido oír nadie".

En declaraciones a los medios de comunicación, Burillo ha recordado que, desde el pasado 2 de noviembre, los trabajadores están encerrados en el Ayuntamiento de Calamocha, y que han decidido ampliar las movilizaciones puesto que "estamos muy cerca del concurso de acreedores que es el día 23 de noviembre y nadie nos ha llamado a sentarnos en una mesa de negociación".

Mario Burillo ha dicho desconocer en qué consiste el último proyecto "encabezado por el director general de Caja Rural, José Antonio Pérez Cebrián". Así, ha apuntado que "en ningún momento nos ha invitado a una mesa para exponernos sus ideas, decirnos qué condiciones de trabajo quiere de nosotros y, por lo tanto, no sabemos qué propuesta tiene".

Así, ha expuesto que los trabajadores no admiten "como se ha dicho, que sea por culpa de los trabajadores por lo que no se reabre el matadero" y ha insistido en que "no se puede decir que no admitimos propuestas, cuando no nos ha llegado ninguna de la empresa o de la Caja Rural".

Salario similar al del sector

En este sentido, Mario Burillo ha asegurado que "tenemos nóminas de empresas del sector, de las características del matadero de Calamocha, que demuestran que no es cierto que los trabajadores cobren más que en otros lugares" y ha añadido que el día 16 de julio, "presentamos propuestas de flexibilidad, de paz social y de renuncia de vacaciones".

"Ese día la empresa nos dijo que no era necesario ni reducir salarios, ni plantilla y que sólo había que apostar por la producción y la rentabilidad de la empresa", ha indicado, si bien ha reconocido que "sabemos que hay una crisis general y una crisis del sector, estamos dispuestos a reducirnos nuestros salarios, pero siempre de una forma razonable y pactado en una mesa".

Burillo ha adelantado que esta tarde habrá una reunión entre el alcalde de Calamocha, Joaquín Peribáñez y el consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga y ha avanzado que "después de esta concentración, no tardaremos mucho en reunirnos con un consejero del Gobierno de Aragón".

Sus acciones también van a llegar a Zaragoza, aunque todavía no tienen una fecha para su protesta en la capital aragonesa. De momento, "vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos y, según se desarrollen, tomaremos las medidas". Aún así, ha considerado que "nos están abocando al concurso de acreedores, va todo contra reloj, pero parece que la Administración y los socios de Pelbor lo han querido así".

El portavoz de los trabajadores ha reconocido que "están muy exaltados" porque la empresa está cerrada desde el 7 de septiembre y desde el pasado 15 de octubre "no se cobra nada, tampoco el suplemento que acordó la empresa de la prestación de desempleo, ni los atrasos de 2006 que, por acuerdo en el juzgado, tendrían que haber pagado el 5 de noviembre".

Asimismo, Burillo ha añadido que "no saben si se van a ver en la calle", por lo que "no se les puede culpar de nada porque no se nos ha querido oír, se nos ha ninguneado, hemos pedido información y no la hemos tenido suficientemente".

Consulta aquí más noticias de Teruel.