El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Josu Erkoreka, ha asegurado que este jueves en el Congreso de los Diputados no se escucharon "cantos de violines" a raíz de los elogios que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dirigió al PNV, sino que se dejaron oír "los gruñidos de los jabalíes habituales".

De esta forma, ha aludido a la situación vivida en la Cámara baja tras el agradecimiento público de José Rodríguez Zapatero a la formación que preside Iñigo Urkullu por su apoyo a los Presupuestos del Estado. Varios diputados del PP corearon la frase "que se besen" y desde UPN se llegó a asegurar que "se oían cantos de violines".

En declaraciones a Radio Popular, recogidas por Europa Press, Erkoreka ha explicado que los jabalíes eran unos diputados "radicales" que recibieron ese sobrenombre "porque acostumbraban a meter bulla, a hacer ruido y a increpar a los diputados".

A su juicio, hay un grupo de diputados del PP que "habitualmente reciben ese sobrenombre ahora" y ha agregado que este jueves "se escucharon los gruñido de los jabalíes habituales".

El portavoz del Grupo vasco ha destacado el hecho de que, quienes desde la bancada popular corearon la frase "que se besen" tras los elogios de Zapatero al PNV, fueron "los mismos que aplaudieron hace un año cuando Zapatero" le llamó "tontorrón".

"No porque me llamara tontorrón, sino porque vislumbraban que allí podía estar el origen de un enfrentamiento nuestro con Zapatero que a ellos les venía muy bien", ha agregado.

En su opinión, como ayer "se trataba de poner en escena un acuerdo presupuestario, esto ya no le venía bien y, sencillamente, ironizaron", ha asegurado.

Erkoreka ha aclarado que "ni hace un año, cuando Zapatero me dijo aquello de tontorrón, me sumió en una depresión, ni ahora porque me haya dedicado los elogios que ayer me dirigió ha hecho que me situara en una situación de euforia y autoestima desaforada, en absoluto".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.