El coordinador regional de UPyD, Rafael Sánchez, ha mostrado su rechazo a la medida adoptada por la Consejería de Educación, que va a reducir las ayudas para la adquisición de libros de texto mediante el llamado 'bonolibro'. Sánchez opina que "no parece una medida oportuna con las altas tasas de fracaso escolar que tenemos en la Región".

Además, Sánchez ha recordado que la posición de UPyD en la política de ayudas y subvenciones públicas a los ciudadanos, vincula la concesión de las mismas al nivel de renta. "Si la Consejería hubiese concedido desde un principio las ayudas del bonolibro asociadas al nivel de renta de las familias, tal y como parece que ahora va a hacer, según anunció ayer Sotoca, seguramente ahora no se debería tomar la decisión de rebajar de 16 a 6 millones de euros esa partida presupuestaria", resaltó.

Sánchez ha añadido que "no se ha gobernado con anticipación ni se ha sido austero en el gasto. No se atendió a lo que todo el mundo intuía que podía ocurrir: la falta de liquidez. La política alegre y populista de subvenciones indiscriminadas para todos, nos pasa factura ahora".

Al tiempo que explicó que "UPyD no critica cualquier reducción de gasto, nuestra formación es absolutamente partidaria de tomar medidas que signifiquen ahorro de las administraciones".

"De hecho", continuó Sánchez, "llevamos tiempo denunciando el despilfarro presupuestario en infinidad de asuntos. Hemos propuesto la eliminación de duplicidades, la fusión en algunos casos de municipios, la supresión de organismos de dudosa utilidad, a nivel regional y de las Diputaciones Provinciales a nivel nacional, así como una mayor transparencia en las administraciones públicas".

Consulta aquí más noticias de Murcia.