Parte de la flota pesquera de A Coruña, Pontevedra y Lugo permanece amarrada una jornada más ante la alerta amarilla por fenómenos costeros y lluvias persistentes decretada por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

En la provincia coruñesa, las embarcaciones se han quedado en puerto en Espasante (Ortigueira), Camelle, Muros y Ribeira. En la Costa da Morte, mientras tanto, sólo faenan algunos de los barcos de Fisterra y Malpica (7 de un total de 80 en este último puerto), según informan a Europa Press fuentes de las cofradías.

Pese a las malas predicciones, la totalidad de los marineros de Cariño, Ferrol y la mayoría de A Coruña y Cedeira trabajan con normalidad, según fuentes de los pósitos consultadas por Europa Press.

En la provincia de Pontevedra, no han salido a la mar las embarcaciones de Vilagarcía de Arousa, ni las de Baiona, pero sí lo han hecho las de Marín y —tal y como señala la cofradía— "alguno" de Vigo.

En cuanto a la provincia de Lugo, los pescadores faenan con normalidad, según atestiguan fuentes de las cofradías de Burela, donde salieron todos a la mar; Ribadeo, puerto en el que "sólo se han quedado uno o dos barcos" y San Cibrao, Portocelo y Morás, en Cervo.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.