Dos agentes patrullan en la estación central de Berlín, por amenaza terrorista
Dos agentes patrullan en la estación central de Berlín, por amenaza terrorista. EFE

El jefe de la Policía Federal de Alemania, Matthias Seeger, considera que el peligro terrorista en Alemania es ahora mayor que nunca y hay indicios de posibles atentados las próximas semanas por parte de radicales islámicos.

En una escala del uno a diez de peligro, Alemania está en el nueve "Todas las fuerzas de seguridad están de acuerdo en esto", afirma Seeger en declaraciones que publica hoy el rotativo Bild, quien asegura que, pese a todo, "el pánico o la histeria están fuera de lugar".

Añade que en una escala de uno al diez en cuanto a peligro terrorista, "nos encontramos actualmente en nueve" y advierte de que los objetivos más amenazados son las estaciones de tren y los aeropuertos.

Terrorismo suicida

El jefe de la Policía Federal no descarta tampoco un escenario terrorista como el de Bombay en 2008, donde varios comandos de islamistas radicales asaltaron la estación y dos hoteles disparando a discreción y causando docenas de muertos.

Al Qaeda quiere matar a cuanta más gente mejor "La táctica de Al Qaeda de los últimos años ha mostrado que los terroristas apuestan por un espectáculo mediático de terror y que quieren matar a cuanta más gente mejor", subraya el jefe de la Policía Federal.

Igualmente asegura que su institución se encuentra preparada, ya que "muchas de nuestras fuerzas han participado en los últimos años en cursos especiales en los que se simulaba una situación de terrorismo suicida".

Una bomba cebo

La cadena alemana de televisión ZDF ha revelado que la supuesta bomba detectada en el aeropuerto de Windhoek en un avión que iba a volar de Namibia a Alemania era un cebo o un artefacto falso de los que se utilizan para poner a prueba los sistemas de seguridad en los aeródromos.

No dejar que el terrorismo modifique nuestro modo de vida El ministro alemán del Interior, Thomas de Maiziere, quien no quiso confirmar esas informaciones, se mostró reservado ante la misma cadena de televisión y comentó que espera noticias concretas de la policía alemana, que ha enviado un equipo de expertos a Namibia.

El ministro llamó este jueves a la ciudadanía a "no dejar que el terrorismo modifique nuestro modo de vida", pero también a avisar a la Policía en caso de dar con objetos sospechosos en lugares públicos o advertirse movimientos o individuos sospechosos.

Comando listo

Además de medidas "visibles", como las patrullas policiales equipadas con armas automáticas en aeropuertos y estaciones, se habían orquestado otras, no perceptibles, indicó el ministro, para detectar y desactivar esos presuntos planes.

Entre dos y cuatro miembros de Al Qaeda están preparados para actuar Según medios alemanes, tales "indicios serios" proceden de informaciones facilitadas por los servicios secretos de EE UU, según los cuales entre dos y cuatro miembros de Al Qaeda están preparados para actuar en Alemania o el Reino Unido. La fecha posible para la llegada de los presuntos terroristas a Alemania es el 22 de noviembre y se cree que su objetivo es algún mercadillo de Navidad u otra gran concentración humana.

Varios miembros del presunto comando cuentan con visados para circular por la zona Schengen, según el semanario Focus y se cree que los ataques podrían producirse simultáneamente en varias ciudades, alemanas o europeas.

Un paquistaní

El artífice de esos planes es, según los medios, es el paquistaní y presunto cabecilla de Al Qaeda Ilys Kashmiri, al que se atribuye un atentado en la ciudad india de Pune contra un local turístico -German Bakery- en el que murieron 17 personas.

Unos 200 islamistas procedentes de Alemania han recibido instrucción en campamentos de Al Qaeda Los controles en Alemania se reforzaron ya hace unas semanas, al descubrirse que uno de los dos paquetes con explosivos procedentes de Yemen, con destino a Estados Unidos, había pasado por un aeropuerto de Alemania, desde donde fue transferido al Reino Unido.

Las autoridades alemanas estiman que unos 200 islamistas procedentes de Alemania han recibido instrucción en campamentos de Al Qaeda, de los cuales la mitad estarían de nuevo en Alemania.