Absueltos dos ex dirigentes de los GRAPO de atentar contra Hacienda en Madrid

  • La Audiencia Nacional considera que su pertenencia a la dirección del grupo "no basta" para imputarles responsabilidades.
  • Afirma que no hay prueba de que Manuel Pérez Martínez y María Victoria Gómez dieran las "órdenes concretas".
  • Los ataques ocurrieron en 1998 y fueron reivindicados por la banda.
El ex dirigente de los GRAPO Manuel Pérez Martínez, camarada Arenas.
El ex dirigente de los GRAPO Manuel Pérez Martínez, camarada Arenas.
ARCHIVO

La Audiencia Nacional ha absuelto a los ex dirigentes de los GRAPO Manuel Pérez Martínez y María Victoria Gómez de ordenar la colocación de tres bombas en otras tantas delegaciones del Ministerio de Economía y Hacienda en 1998, ya que su pertenencia a la dirección del grupo "no basta" para imputarles responsabilidad.

Así lo ha acordado la sección primera de la sala de lo penal de este tribunal en una sentencia dictada este martes en la que considera que "por su sola condición de jefes" de los GRAPO "no puede castigárseles" por los delitos de daños terroristas que les imputaba el fiscal porque no hay prueba de que ellos dieran las "órdenes concretas -no genéricas- para que otros terroristas atentaran".

La resolución considera probado que cuando ocurrieron los hechos, Pérez Martínez, el camarada Arenas, era miembro del Comité Central del Partido Comunista de España Reconstituido (PCE-r) y Gómez integraba el comando central de los GRAPO.

Para el tribunal, integrado por el presidente Javier Gómez Bermúdez y los magistrados Ángel Hurtado y Manuel Fernández Prado, "no se ha producido actividad probatoria" que acredite que Pérez Martínez y Gómez tenían "conocimiento preciso" de que se iban a ejecutar esos atentados antes de que se produjeran "de modo que pudieran haberlos evitado".

Objetivos genéricos

"Aún admitiendo que el autodenominado 'comando central' de los GRAPO fijara los 'objetivos genéricos' de la banda, no se ha probado que entre ellos estuviera el ataque a las oficinas de la Hacienda Pública con el fin de causar grandes daños", sostiene la sala.

Tampoco se ha demostrado que existieran "planes concretos" para cometer delitos o "qué o quiénes" eran los que iban a sufrir los actos terroristas durante ese año 1998 por parte de los GRAPO.

Los hechos tuvieron lugar el 13 de marzo de 1998 cuando, pasadas las cuatro de la madrugada, dos artefactos hicieron explosión en sendas oficinas de la Agencia Tributaria situadas en calle de Arturo Soria 99 y en la Plaza del Doctor Laguna, en Madrid, y otro no llegó a explotar en Alcobendas.

Ese mismo día, los tres ataques fueron reivindicados por los GRAPO mediante una llamada telefónica y posteriormente en un comunicado remitido a la prensa el 30 de abril de ese año.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento