Echan el cerrojo al Penicilino
Manolo Cossío cierra el Penicilino, tras 20 años al cargo y 150 de historia del local. Foto
«Un penicilino, por favor». «¿Con zapatilla?» «Por supuesto». El bar con más intrahistoria de Valladolid nos deja, y con él también se esfuma la posibilidad de volver a degustar su bebida característica, de cuyo nombre, el mismo con el que se conoce al local, será difícil olvidarse: el Penicilino.

Lorenzo Bernal (1860) fue su dueño y fundador, hasta que a principios del siglo xx  lo adquirió Juan Martín Calvo. Desde entonces, su familia, primero su mujer, Avelina, después su hija y su yerno, y ahora su nieta Cristina y su marido, Manolo, han regentado este establecimiento por el que también han ido pasando generaciones y generaciones de vallisoletanos.

Ahora, Manolo Cossío ha dicho basta: «¡Me jubilo!». Y se dedicará, tras 20 años en el bar, «a leer, pasear y escuchar música». «Hombre, hay dos o tres jóvenes que han alquilado el local cuatro años, hasta que esto lo tiren y hagan apartamentos. No sé si darán las zapatillas (los mantecados de Portillo), pero por supuesto no venderán penicilinos porque su receta es secreta y sólo la conocen tres familiares».

Lo único que ha trascendido del penicilino es que «tiene 18 grados» y que se puede comparar «al Oporto dulce». «El nombre se lo puso un estudiante por 1940. Justo había empezado a comercializarse la penicilina y se le ocurrió». El boca a boca hizo el resto y  también cambió la a final por la o. «Son cosas que pasan, pero lo que no ha cambiado nunca ha sido la esencia del bar».