Trinidad Jiménez
La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, tras un consejo de ministros. Fernando Alvarado / EFE

"El Gobierno español tiene dificultad en conocer qué está ocurriendo en El Aaiún, estamos a la espera de poder tener un análisis detallado de los hechos para evaluar la situación", ha asegurado la ministra de Asuntos Exteriores de España, Trinidad Jiménez.

Expresamos nuestra preocupación sin saber exactamente qué pasabaLa ministra ha realizado estas declaraciones en la Cadena Ser y en la que ha confirmado que el Gobierno ha pedido la entrada de periodistas a la zona de conflicto.

"Me pregunto por qué alguien piensa que el Gobierno español no actúa con la debida contundencia: desde el primer momento expresamos nuestra preocupación sin saber exactamente lo que pasaba y hemos pedido a Marruecos que deje entrar a periodistas", ha asegurado Jiménez.

"Defensa mutua de intereses"

"A lo mejor podíamos haber realizado declaraciones más altisonantes, pero estamos en permanente contacto con el Gobierno de Marruecos", ha explicado Jiménez, añadiendo que optar por "la contundencia" podría poner fin "a la interlocución" y España dejaría de ser "útil" en la solución del conflicto.

"Además de las relaciones de vecindad, con Marruecos hay una colaboración que va encaminada a la defensa mutua de intereses", ha afirmado la ministra, precisando que estos afectan, sobre todo, a "la lucha contra el terrorismo internacional de origen islámico", la cooperación "en la lucha contra el tráfico de drogas" y la cooperación "para el control de los grupos inmigratorios".

La ministra ha defendido, además, que es compatible la defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión -"como estamos haciendo"- con una buena relación con los países vecinos. Jiménez ha asegurado que España está teniendo una respuesta similar al del resto de países, aunque es consciente de que "en España hay mayor sensibilidad con este problema".

Reunión en Nueva York

Jiménez ha insistido en varias ocasiones durante la entrevista radiofónica en que este problema no es "una cuestión bilateral entre España y Marruecos". De hecho, ha recordado que, el mismo día en que comenzó el desmantelamiento del campamento de El Aaiún, el Frente Polisario estaba reunido con Marruecos en Nueva York y al día siguiente ambas partes decidieron seguir adelante con las negociaciones.

"Lo que no se le exige al Frente Polisario, que es el representante del pueblo saharaui y que está haciendo un buen papel en mantener la interlocución, se pretende exigir al Gobierno de España", lamentó. "España siempre ha defendido la autodeterminación del pueblo saharaui, forma parte del Grupo de Amigos, de tal manera que junto con Estados Unidos, Rusia, Francia y Reino Unido estamos ayudando para que las partes encuentren una solución negociada al conflicto", manifestó.