El CDS Baleares es partidario de la modificación del Plan de Reconversión Integral (PRI) de la Playa de Palma, así como de cesar o aceptar la dimisión de la gerente del Consorcio encargado de este proyecto, Margarita Nájera.

El partido ha expresado su postura en un comunicado ante la reunión de la Junta rectora del Consorcio, que tendrá lugar este lunes y en la que se tratará la posible suspensión del proyecto.

El CDS ha considerado que la reacción de los vecinos, comerciantes y hoteleros ante las actuaciones urbanísticas previstas (especialmente ante el derribo de fincas urbanas legales y el cambio de uso de viviendas, comercios, hoteles y hostales) ha puesto de manifiesto "las carencias de un plan absolutamente alejado de los intereses de los ciudadanos", así como "la incapacidad" de Nájera para desarrollarlo "de forma razonable".

"La gerente ha pretendido hacer caso omiso de las protestas ciudadanas, y han tenido que ser la presidenta del Consorcio, Joana Barceló, y el presidente del Govern, Francesc Antich, los que escucharan y atendieran a los afectados". Así, ha añadido que "han tenido que dar la cara por una gerente que ha incurrido, en este aspecto, en una absoluta dejación de funciones".

En opinión del CDS, "resulta evidente que Nájera no actúa en interés de los ciudadanos, sino en favor de otros intereses difíciles de comprender".

El partido ha aseverado que Nájera ha demostrado "ignorar absolutamente la idiosincrasia y necesidades de la zona afectada por el PRI, siendo ésta la causa de su fracaso". Por el contrario, ha precisado que las demás administraciones implicadas el proyecto -Govern Balear, Ayuntamiento de Palma y de Llucmajor y Consell de Mallorca- han demostrado "una gran sensibilidad y conocimiento de la realidad social, patrimonial y urbanística de la Playa de Palma y del Arenal.

Por todo ello, el CDS considera que el PRI sólo puede seguir adelante implementando las modificaciones exigidas por los vecinos afectados (especialmente en lo que se refiere a evitar el derribo de fincas urbanas y cambios de uso). También considera que la gerente del Consorcio debe abandonar "sin dilación" el cargo.