El Ministerio Fiscal pide penas que suman 48 años de prisión y multas que ascienden a 314.000 euros para los ocho integrantes de una red que introducía cocaína en Cantabria.

Según relata el escrito del Ministerio Público, las investigaciones en torno a este red comenzaron en abril de 2009, cuando descubrieron que uno de los acusados mantenía contactos para introducir en la comunidad autónoma distintas partidas de cocaína.

En junio de 2009, la Guardia Civil interceptó a tres de sus miembros cuando volvían de recoger una entrega de más de un kilo de cocaína en Vizcaya. A partir de ahí, comenzó el registro de los domicilios, uno de ellos en Ampuero, en los que se intervinieron 717 gramos de cocaína, casi un kilo de hachís, que en el mercado hubieran superado los 643.000 euros.

Las investigaciones sobre el patrimonio del acusado V.A.V. determinaron que entre 2004 y 2009 presentaba un desequilibrio de 63.899 euros entre los gastos que mantenía y los ingresos que declaraba a la Agencia Tributaria, y que procedían del tráfico de droga.

El hombre con el que mantenían los contactos, J.L.P.M., que además tenía antecedentes y una condena de nueve años de prisión por delitos similares, fue detenido un mes después en Tarragona, junto a otras dos personas a las que proveía de droga. En sus domicilios se intervino cocaína, cannabis y marihuana, que hubieran alcanzado un valor de mercado superior a los 2.300 euros.

Por estos hechos, se considera a los acusados de delitos contra la salud pública. El juicio se celebrará el 16 y 17 de noviembre en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.