Recuerdo a Carlos Palomino
Un momento de la concentración celebrada en Madrid. ANTONIO NAVIA

Más de 500 antifascistas se concentraron este jueves por la tarde junto a la madrileña estación de metro de Legazpi para recordar a Carlos Palomino, el joven de 16 años que murió apuñalado el 11 de noviembre de 2007 cuando viajaba en el metro para reventar una manifestación fascista.

Te has convertido en un icono para la lucha antifascista

La madre de Palomino, María Victoria Muñoz, acudió al homenaje y leyó un comunicado en el que expresaba el deseo de que cada 11 de noviembre se recuerde a todas las víctimas del "facismo y neonazismo".

"Carlos, queremos decirte que hay un antes y un después de tu muerte. Te has convertido en un icono para la lucha antifascista. Nos recuerdas que nos sobran razones para seguir la lucha por la justicia, la libertad y la igualdad", dijo su madre después de señalar que Carlos "sólo tenía 16 años y toda una vida por delante".

"Pero te encontraste", añadió, "con uno de los mercenarios asesinos adiestrados para aniquilar y exterminar a las personas y a los pueblos que luchan por su dignidad y exigen sus derechos".

Pancartas

En su alocución, la madre de Carlos exigió "que se deje de dar protección y de encubrir a toda esa lacra fascista, racista y homófoba que campea por las calles, buscando el dolor y el sufrimiento de las personas que piensan diferente". Fueron colocados varios ramos de flores en la boca de metro de Legazpi

En recuerdo de Carlos fueron colocados varios ramos de flores en la boca de metro de Legazpi más cercana a la plaza Beata María Ana de Jesús.

'Tres años sin ti, tres años contigo', 'Ni olvido ni perdón', y 'Todos contra el fascismo y el autoritarismo', se podía leer en las pancartas. "Carlos, hermano, nosotros no olvidamos", "Madrid será la tumba del fascismo" y "No es un delito ser fascista" fueron los lemas más coreados por los concentrados, algunos de ellos con la cabeza tapada con capuchas y el rostro parcialmente cubierto.

Hace unos meses el Tribunal Supremo (TS) confirmó la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que condenó a 26 años de cárcel al soldado Josué Estébanez por matar a Carlos Javier Palomino en un vagón de metro en la estación de Legazpi.

Convocada por amigos y compañeros de Carlos, la concentración se desarrolló sin incidentes y ocupó sobre las 20.15 h dos carriles del Paseo de las Delicias. No obstante, la policía cortó al tráfico mientras duró la manifestación el paseo de las Delicias entre las plazas de Legazpi y Beata María Ana de Jesús.

La Policía Nacional desplegó un dispositivo de seguridad de al menos una docena de furgonetas y numerosos agentes de la Unidad de Intervención Policial.

Consulta aquí más noticias de Madrid.