Un fallo en la memoria podría explicar la sensación de 'déjà-vu'

Un estudio de la Universidad de Leeds concluye que la sensación de haber vivido ya lo que se está viviendo, como le sucedía a Bill Murray en Atrapado en el tiempo, se debe a un fallo en los circuitos de la memoria.
Algunos de los miembros del Círculo Interior del Club Marmota, examinando a Phil, la vieja e 'infalible' marmota
Algunos de los miembros del Círculo Interior del Club Marmota, examinando a Phil, la vieja e 'infalible' marmota

En 1993, Bill Murray protagonizó El día de la marmota (aquí llamada Atrapado en el tiempo), la historia de un hombre del tiempo desengañado, que por cuarto año consecutivo debe cubrir la noticia de una “rata” capaz de predecir el tiempo.

Al despertarse al día siguiente, Bill Conors, el personaje interpretado por Murray, se daba cuenta de que el reloj se había atrasado 24 horas, y que debía volver a cubrir la misma historia, y así una y otra vez, en un círculo interminable.

La “rata” a la que se refería Phil Connors no era en verdad una rata, sino una marmota, a la que se rinde culto cada 2 de febrero, precisamente hoy, en Punxsutawney, una localidad de Pennsylvania, en EEUU.

Eses día miles de personas, siguiendo una tradición que aseguran se remonta a la época de los romanos, se reúnen para ver salir de su madriguera a Phil, la marmota a la que pusieron el nombre de un rey inglés. Si la marmota es capaz de ver su propia sombra, entonces el invierno ese año se alargará durante seis semanas más.

Aunque los lugareños aseguran que el método es infalible, un estudio de Nacional Geographic determinó hace tiempo el animal sólo acierta una de cada tres veces.

En cualquier caso, hoy se ha celebrado en EEUU esta curiosa efeméride (la marmota ha visto su sombra y por tanto será un año de invierno largo), que sirve para dar nombre a un tipo de personas que, como Murray, creen haber vivido con anterioridad lo que ya están viviendo.

Un fallo en la memoria

La universidad de Leeds ha estudiado este fenómeno, que califican como déjà-vecu (ya vivido) y no como déjà -vu (ya visto), en el que concluye que dicha sensación se debe a una deficiencia de la memoria.

Curiosamente, el paciente que dio origen al estudio, de ochenta años, y que fue referido a la clínica de la memoria que forma parte de la universidad, no acudió a la primera cita porque pensaba que ya lo había hecho.

Incluso recordaba, como señala en un artículo la BBC, “detalles específicos sobre los momentos y los lugares en los que se había reunido en la clínica con el doctor”.

El paciente, que también sufría de demencia, afirmó que podía escuchar al mismo pájaro cantar la misma canción en el mismo árbol cada vez que salía a la calle, y estaba seguro de haber visto ya los “nuevos” programas que eran retransmitidos por televisión.

Su caso atrajo la atención de otros diez pacientes que tenían los mismos síntomas. Todos ellos eran víctimas de alguna otra patología –un dolor de cabeza o un dolor crónico– que los investigadores piensan que están relacionadas con esta extraña condición.

El doctor Chrism Moulin, que ha dirigido el estudio, cree que “el síntoma es causado por un error en el lóbulo temporal, donde un circuito que se enciende cuando alguien recuerda algo no funciona correctamente”.

De esta forma, en una persona con “deja-vu” crónico este circuito está permanentemente conectado o sufre un exceso de actividad, lo que hace que se creen recuerdos que no son tales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento