Lara se ha referido al futuro de los medios de comunicación en el Foro Empresa 2010 que se celebra en Zaragoza y ha reconocido que "el cliente es el único que manda y perder audiencia es cuestión de días y semanas, por lo que hay que saber acertar".

Ha avanzado que en los medios habrá que hacer frente a varios cambios generales como que la sociedad está "hiperinformada", lo que hace "muy difícil que alguien se entere de una noticia importante delante del informativo". Las nuevas tecnologías permiten multiplicidad y fragmentación de accesos, "lo que lleva a hacer todavía más inmediata la información"; y que ésta es cada vez más barata o gratuita y cada vez es más difícil pensar que la gente pague por la información si la tiene gratis.

Ha añadido que con la cultura del 'todo gratis' o 'low cost', "la gente ha renunciado a muchas cosas a cambio de precio y, desde la aparición de Internet, por ejemplo las grandes enciclopedias se han reducido al 10 por ciento de lo que eran, la gente ha preferido el gratis aún perdiendo calidad, en los últimos cinco años ha caído considerablemente la suscripción a televisión de pago, algo impensable antes".

Lara se ha referido a la prensa escrita y ha expuesto que hace años "había quien pronosticaba que nunca Internet sustituiría a la prensa de pago y hoy muchos dicen lo contrario, incluso las mismas personas".

Ha opinado que "la prensa de pago no desaparecerá en los próximos quince años porque cambiará mucho, no habrá tantas cabeceras, sólo dos o tres diarios nacionales y con una difusión menor, de 40.000 ó 50.000 ejemplares; será más de análisis y opiniones que irán a parar a un publico minoritario de un nicho económico y cultural más alto; serán mas caros y con publicidad dirigida a este nicho de minorías".

En cuanto a la radio y a la televisión, ha relatado que "la recepción de la señal audiovisual cada vez se percibe por sitios más diferentes y cada vez habrá más consumo individual con fragmentación familiar".

Ha expuesto que la segmentación "tiene su importancia, porque dar información bien dada y entretenimiento cuesta dinero y, hasta ahora, se ha financiado con publicidad". La publicidad que "no es tal elástica", por lo que, una mayor cantidad de oferta, da lugar al reto de "mantener la calidad con el dinero más dividido".