La conselleira de Traballo e Benestar, Beatriz Mato, ha retado este miércoles a los socialistas a presentar enmiendas a los Orzamentos Xerais de Galicia (OXG) hasta "sacar" los 200 millones de euros que el Gobierno central debería destinar a Galicia para el pago de la Ley de Dependencia, dado que la Xunta no cuenta con más fondos para "tapar los errores" estatales.

Lo ha aseverado en respuesta a una pregunta parlamentaria de la diputada del PSdeG Beatriz Sestayo, quien le ha preguntado si "ratifica" que "bloqueará la financiación" de la Ley de Dependencia, tal y como ha apuntado en una entrevista concedida al diario 'El País'.

"No sólo no la bloquearemos, sino que aumentamos los presupuestos para ello en un tres por ciento", ha destacado, para afirmar que "el cien por cien" de las personas con derecho a ello "serán atendidos". En contraposición, ha criticado que el Gobierno central ha recortado los fondos de Dependencia para 2011 en "un 17 por ciento" y que aporta 96 millones frente a los 270 que destina la Xunta.

"Quien da respuesta a los dependientes es la Xunta", ha enfatizado la titular de Traballo, tras subrayar que el Ejecutivo autonómico se está haciendo cargo de la financiación de esta ley "en un 70 por ciento". Dicho esto, ha recriminado a la parlamentaria socialista que "intente crear alarma" recordando fragmentos de la citada publicación.

Frente a ello, Sestayo ha replicado que la aportación del Estado a Galicia se incrementa en 12 millones de euros, cifra que posteriormente ha admitido la conselleira, aunque ha matizado que "era su obligación" aportarlos en base al número de dependientes atendidos. Sin embargo, se ha reafirmado en que el Gobierno ha reducido en "un 17 por ciento" la cifra acordada.

Souto de leixa

Las dos políticas continuaron el rifirrafe parlamentario en la siguiente pregunta oral, en la que Sestayo se ha interesado por conocer los planes de la Xunta para el centro de educación especial Souto de Leixa, ubicado en la comarca de Ferrolterra.

Ante unas 50 personas que abarrotaban la tribuna de invitados —familiares y trabajadores del centro—, la socialista cubrió su bancada con la camiseta que portaban y con la que se les impidió la entrada al hemiciclo por contener el lema 'Souto de Leixa, Xestión Pública'. A continuación, preguntó a la conselleira qué fórmula de gestión tendrá el citado centro.

Mato aseguró que su gestión y sus plazas seguirán siendo públicas una vez que se solvente su "situación irregular", provocada por la convivencia de menores de edad y adultos en un centro de educación especial. Además, sobre el mantenimiento del empleo, confió en que repercuta en "el mínimo" de trabajadores interinos.

Visiblemente molesta con la camiseta que mostró la diputada del PSdeG durante su intervención, le aconsejó traer a la Cámara "una amarilla" de los trabajadores de un supermercado de Ferrol "despedidos por la mala gestión" del Ayuntamiento o "una negra", en solidaridad con los afectados por el decreto del carbón. "No me gusta su demagogia", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.