Motos con tubos de escape trucados o de competeción que ensordecen a vecinos y viandantes. La mayoría de individuos que provocan estas situaciones no han pasado la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) a su ciclomotor o motocicleta.

Es el caso de los 101 motoristas que ha pillado la Policía Local de Valencia desde el pasado 25 de octubre, fecha en la que inició una campaña de control que se alargará hasta el próximo 21 de noviembre.

A todos ellos se les ha impuesto una sanción de 200 euros. Además, fuentes policiales han explicado que «se les da un plazo de 10 días para que pasen la ITV y una vez lo han hecho, deben traernos un impreso cuñado que lo acredite».

Así, en los 15 días que lleva vigente esta campaña se han controlado a un total de 2.119 vehículos, es decir, 141 al día.

Y es que, la actual legislación obliga a los ciclomotores a pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) a los tres años de antigüedad y a las motocicletas a partir de los cuatro años. Después, en ambos casos deben pasarla cada dos años. Además, aquellos que la hayan pasado deben ponerse la pegatina acreditativa en un lugar visible de la moto. El objetivo de estas inspecciones es evitar que los vehículos superen las emisiones de gases y acústicas previstas en la ley.

Consulta aquí más noticias de Valencia.