La Policía Local de Ibiza ha interpuesto, desde el pasado 21 de octubre, un total de 35 denuncias por infringir algunos aspectos de la Ordenanza Cívica referentes a la tenencia de animales domésticos.

Por entonces, el Consistorio puso en marcha una campaña para concienciar a los propietarios de perros de la necesidad de respetar la normativa para mejorar la convivencia.

De las denuncias tramitadas, siete de ellas se interpusieron por no llevar el perro sin el preceptivo microchip; cuatro por llevar perros catalogados dentro de las razas potencialmente peligrosas sin correa y bozal; 20 por llevar el can sin correa por la calle; tres por no retirar los excrementos del animal de la vía pública y una por causar molestias a los vecinos.

La Corporación municipal, que ha presentado hoy el primer balance de esta campaña, ha recordado que la iniciativa se compone de tres ejes fundamentales el primero de los cuales es recordar a los propietarios que es obligatorio que todos los perros, a partir de los tres meses de edad, lleven un microchip identificativo.

El segundo es remarcar que los animales han de estar en todo momento controlados por sus propietarios mediante el uso de correa y, además, en el caso de que sean potencialmente peligrosos, también llevar bozal.

Y por último, informar de que la retirada de los excrementos que las mascotas depositan en la vía pública es un "deber" de sus propietarios.

Durante toda la campaña, las patrullas conjuntas de la Policía Local y del personal del Centro de Protección Animal, han ido informando a los propietarios de animales de compañía de los pormenores de la normativa.

Esta labor se ha llevado a cabo mediante trípticos informativos, de los que se han repartido un total de 80. Además, se han controlado 125 animales y retirado un total de cuatro perros durante esta campaña, que continúa en marcha en los parques y espacios públicos de la ciudad.