La Sección de Arqueología del Colegio de Licenciados de Sevilla y Huelva ha entregado este miércoles en el Registro de la Delegación provincial de la Consejería de Cultura, un escrito reiterando su denuncia en cuanto a las obras promovidas en el entorno de la calle Mendigorría, en el límite del Conjunto Histórico Artístico de la capital andaluza, por la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa). Según este escrito, tales trabajos están siendo acometidos sin la supervisión arqueológica que corresponde a este entorno donde años atrás, la construcción de un polideportivo con 40 viviendas protegidas y un aparcamiento subterráneo se saldó con el descubrimientos de los vestigios del antiguo recinto medieval de la orden de San Juan de Acre.

Araceli Rodríguez, arqueóloga y miembro de la Sección de Arqueología del Colegio de Licenciados de Sevilla y Huelva, ha informado a Europa Press de que en este escrito se insiste en que estas obras, promovidas en las calles Mendigorría, Álvaro de Bazán y Pizarro para la sustitución de unas conducciones de la red de Emasesa, no gozan de "proyecto o autorización arqueológica" por parte de las autoridades autonómicas en materia de patrimonio histórico. Emasesa, de su lado, ha defendido que las obras disponen de la preceptiva licencia de obras otorgada por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla y que ha contratado a un "arqueólogo colegiado" para supervisar los trabajos.

Igualmente, el colectivo de arqueólogos advierte de que las calicatas comprendidas en estas obras "han llegado a la zona de protección de la muralla" que delimitaba el recinto fortificado de Sevilla. A tal efecto, la Sección de Arqueología del Colegio de Licenciados entiende que los trabajos afectan a un activo declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y, en ese sentido, necesitarían la "evaluación y autorización" de la Consejería de Cultura.

Estos trabajos afectarían a las calles Mendigorría, Álvaro de Bazán y Pizarro, toda vez que gracias al proyecto promovido en 2004 por la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla (Emvisesa), para levantar 40 viviendas protegidas, un estacionamiento subterráneo y unas instalaciones deportivas en un solar de este entorno, las catas arqueológicas habían sacado a la superficie el recinto creado por la orden de San Juan de Acre una vez que en 1248 la ciudad fue conquistada por Fernando III, además de vestigios de época almohade.

En concreto, y según informa Araceli Rodríguez, además del recinto de esta antigua orden y los arrabales asociados a este conjunto, fueron descubiertos los restos de un cementerio parroquial con "más de mil enterramientos" y parte de lo que, según los arqueólogos, habría sido un "monumental palacio" almohade. Aquellas catas arqueológicas, saldadas con el rescate de piezas cerámicas de época almohade, objetos numismáticos del siglo XII e incluso piezas de exportación procedentes de China e Italia de los siglos XVI y XVII, probaron que las construcciones investigadas yacen bajo el acerado de las calles Mendigorría, Álvaro de Bazán y Pizarro, donde precisamente Emasesa acomete estas obras.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.