El consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón, ha defendido que el Gobierno de Castilla-La Mancha seguirá trabajando para que en el Plan de Cuenca del Tajo se recojan los intereses de la región y de aquellas comunidades regadas por el río, y "no de las regiones que no forman parte de ello".

De este modo se ha pronunciado el consejero, a preguntas de los medios, poco antes de su comparecencia en la Comisión de Presupuestos de las Cortes, sobre la reunión que los consejeros de Medio Ambiente de Murcia y Valencia van a mantener este jueves con el objetivo de analizar los borradores del plan de Cuenca del Tajo, pues ambas regiones consideran que Castilla-La Mancha pretende blindarse en este documento lo que en materia de agua no pudo conseguir por medio del Estatuto de Autonomía.

Según ha asegurado Sánchez Pingarrón, el Ejecutivo regional está consiguiendo "avances importantes" como quedó de manifiesto en la reunión de la semana pasada, pues los intereses de Castilla-La Mancha "empiezan a calar en los papeles previos de la planificación".

No obstante, el responsable regional de Ordenación del Territorio y Vivienda ha confesado "ver con envidia" como en Valencia y en Murcia "todos los partidos se unen en defensa de sus intereses", una situación que "nunca se da en Castilla-La Mancha", donde el Gobierno regional "nunca" cuenta con el apoyo del PP.

"Me gustaría saber qué va a hacer la señora de Cospedal, si se va a sentar con Valencia y Murcia o con los intereses de Castilla-La Mancha", se ha preguntado el consejero, al tiempo que ha aseverado que la secretaria general y presidente del PP en la región "tiene más intereses con Valencia y Murcia porque de ellos depende su valioso sueldo", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Toledo.