El Ayuntamiento de Gandia (Valencia) ha sancionado, desde la entrada en vigor de la nueva ordenanza cívica de convivencia, el 1 de noviembre de 2010, a tres mujeres que se dedicaban a la prostitución, según ha indicado el alcalde de la localidad, José Manuel Orengo, quien ha puntualizado que estas multas persiguen "barrer esta actividad que se está produciendo" en la calle.

Las sanciones van desde los 750 euros hasta los 3.000 —si existe reiteración—, ha recordado el concejal de Seguridad Ciudadana, Vicent Mascarell, quien ha precisado que la prostitución se suele ejercer en los alrededores de la ciudad hacia el sur.

En general, la nueva ordenanza pretende convertir a Gandia en una ciudad "permanentemente limpia" y mejorar la convivencia ciudadana, según ha dicho Orengo. Así, "se declara la guerra a todas las personas que tengan un comportamiento incívico en la ciudad", ha expresado.

Orengo ha insistido en que el consistorio va a ser contundente en la aplicación de la ordenanza, y ha anunciado que se ha habilitado una unidad cívica de 12 profesionales quienes a partir de hoy reforzarán a la policía de barrio, aunque el resto de agentes tienen también potestad para hacer cumplir la ordenanza.

En la misma línea, el concejal de Servicios Básicos para el ciudadano, Vicent Mengual, ha explicado que se va a crear una red de voluntariado compuesta por 48 personas que informarán de esta ordenanza; y, además, se mejorarán las brigadas de mantenimiento y reparación para que cuando pase algo "sea solucionado inmediatamente".

El primer edil ha expresado que "el esfuerzo va a ser grande" y "necesitaremos una gran concienciación por parte de la ciudadanía". Mengual lo ha visto muy claro "si no hay vandalismo, no hace falta aplicar la ordenanza", ha resaltado. Finalmente, desde el gobierno local se han comprometido a informar todos los meses de cuáles han sido las multas y las reparaciones.

Consulta aquí más noticias de Valencia.