La localidad valenciana de Torrent ha completado el sistema de protección del bosque del Vedat con una barrera formada por 15 cañones de agua a lo largo de 1,5 kilómetros. Para su instalación ha sido necesario el uso de grandes grúas para poder colocar cada una de estas torres de prevención de incendios a lo largo de toda la línea que separa la zona más alta del Vedat del área comercial.

Se trata de un sistema pionero en el mundo contra incendios, que se activa con tan solo enviar desde un móvil un sms y en un minuto lanza 9.000 litros de agua al bosque, por lo que supera la capacidad de los 6.000 litros que puede descargar desde un hidroavión, según ha informado este miércoles el Ayuntamiento en un comunicado.

La ciudad de Torrent tendrá operativo en menos de un mes el novedoso sistema de defensa contra incendios forestales (Sideinfo) que evita el corte de pinos para realizar cortafuegos en esta zona boscosa del Vedat de gran valor medioambiental.

La alcaldesa de Torrent, Mª José Català, ha visitado la finalización de estas obras acompañada del concejal de Medio Ambiente, José Gozalvo, y del concejal de Seguridad Ciudadana, Santiago Miquel, guiados por el ingeniero forestal y director técnico de la obra de la empresa Medi XXI, Ferran Dalmau, y del director general de Chubb Parsi, Mike Alexander.

Los cañones de agua están a una altura de entre 14 y 22 metros que sobrevuelan las copas de los árboles. La diferencia de altura entre los cañones viene dada por la adaptación de las torres a la altura de la vegetación del entorno. Estas torres disparan entre 8.000 y 9.000 litros de agua por minuto y cañón, superando la capacidad de un hidroavión, que suele expulsar entre 6.000 y 8.000 litros por minuto.

Cuando entran en funcionamiento se produce un efecto similar a una lluvia incesante donde cae una cantidad de agua suficiente para evitar que se propague un incendio. Además, los cañones tienen un alcance de entre 40 y 50 metros.

En la primera fase se instalaron tres torres y también se dotó de un sistema de captación de agua del depósito, una bomba que suministra, con suficiente presión, los cañones a 14-22 metros de altura y un generador eléctrico, que abastece el sistema de forma autónoma, dado que si se produce un incendio, la primera medida que se toma es el corte del suministro eléctrico.

La segunda fase se llevará a cabo también con cañones de 14 a 22 metros. En total el sistema consta de tres bombas de 100 caballos cada una para poner en marcha la expulsión de los 8.000 litros de agua por minuto, es decir, la capacidad de las bombas es tal que aunque se vaya la luz en la zona, no hay peligro de que el sistema deje de funcionar.

Para poner en funcionamiento el sistema únicamente es necesario enviar un mensaje con el móvil a la torre de control. Las torres están divididas por sectores, y cada sector tiene las torres con un color diferente. En caso de peligro de incendio se debe detallar en el mensaje el color de la torre más cercana para que se activen los cañones de ese sector concreto.

Una vez se envía el mensaje con la orden y el color de las torres de la zona, el sistema se pone en funcionamiento de forma instantánea. El presupuesto destinado a esta obra supera los 600.000 euros, financiados de por fondos estatales y del consistorio.

Consulta aquí más noticias de Valencia.