El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha inaugurado este miércoles la tercera fase de las obras de urbanización de la travesía de Ajo, una actuación que marca "un antes y un después" en la localidad, con la que el Gobierno regional continúa la apuesta por la red viaria que ha convertido a las carreteras cántabras en "la envidia de España".

Revilla ha reafirmado que el Ejecutivo "no va a parar" las inversiones en obra pública, porque son un "valor permanente" y las que más empleo y competitividad generan.

Asimismo, ha explicado que la actuación inaugurada hoy, en la que la Consejería de Obras Públicas ha invertido 400.000 euros, continúa la mejora de la carretera de acceso a Ajo, dotada de zonas de aparcamiento, aceras y pasos peatonales que refuerzan la seguridad de la circulación viaria.

"¡Quién ha visto este pueblo y quién lo ve ahora!", ha asegurado el presidente, al recordar el "peligro público" que existía en esta travesía antes de la reforma y que ahora es "una de las mejor urbanizadas de España".

Revilla ha felicitado por ello a los vecinos y a la empresa constructora, Fernández Rosillo, por la calidad del trabajo realizado.

El presidente ha estado acompañado por el consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio, Vivienda y Urbanismo, José María Mazón; el acalde de Bareyo, José de la Hoz; el director general de Carreteras, Vías y Obras, Manuel del Jesus, y otros representantes de la Corporación local.

"ahora se ve de otra manera"

En la misma línea se ha manifestado Mazón, quien ha explicado que la intervención llevada a cabo ha permitido convertir una travesía anteriormente "desurbanizada y desordenada" en un lugar que presenta todos los servicios para los ciudadanos y estéticamente "muy bonito".

"Ahora Ajo se ve de otra manera", ha añadido, al tiempo que ha adelantado que su departamento estudiará la posibilidad de dar continuidad hasta la playa a esta actuación.

Finalmente, el alcalde se ha felicitado por la obra y ha agradecido la implicación de Revilla y Mazón con las necesidades del municipio.

Tras la explicación técnica del proyecto, el presidente y el resto de autoridades han realizado un recorrido por la travesía. OBRA

Sobre un tramo de casi 300 metros de longitud, esta tercera fase ha contemplado la construcción de nuevas aceras para facilitar el tránsito de los peatones y dar personalidad propia a la travesía. Para ello se han empleado 650 metros cuadrados de pavimento de loseta hidráulica sobre solera de hormigón, además de una retícula para organizar el arbolado, el alumbrado y los pasos transversales.

Por otro lado y para paliar la falta de vegetación, se han introducido diversas especies arbóreas en los alcorques y en los aparcamientos. En estos últimos, a su vez, se han empleado 285 metros cuadrados de adoquín ecológico que permite el crecimiento de la hierba en sus juntas.

Asimismo, se levantado una glorieta en el cruce, que incluye una escultura del artista Miguel Molleda; se han extendido 3.600 metros cuadrados de mezcla bituminosa en caliente y se ha habilitado un paseo peatonal.

Por último, se ha instalado nuevas luminarias y se ha canalizado el alumbrado público, al tiempo que se ha introducido una nueva red de recogida de aguas pluviales y se han soterrado los contenedores de residuos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.