La Guardia Civil ha interceptado en el litoral de Cuevas del Almanzora (Almería) un alijo de más de un tonelada de hachís y ha detenido a dos vecinos de Lorca (Murcia) acusados de organizar el traslado de la droga oculta en el doble fondo de una embarcación semirrígida hasta el puerto cuevano de Villaricos.

La operación 'Desafío', que continúa abierta, se ha saldado con el arresto de José C.S., de 35 años, y Benavente N.G., de 35 años, y el decomiso de 64 fardos de arpillera con un total de 1.028 kilos de sustancia estupefaciente en su interior, según ha informado este miércoles la Comandancia en una nota.

La Guardia Civil detectó los movimientos de la organización a la que pertenecen ambos detenidos a finales del pasado mes de septiembre en el puerto deportivo de Villaricos y estableció un dispositivo de vigilancia y control con el fin de interceptar un posible alijo.

Fruto del operativo, los agentes del equipo de Policía Judicial de Garrucha y Pulpí lograron localizar la embarcación semirrígida que era utilizada por la banda cuando estaba siendo trasladada en un vehículo todoterreno con remolque hasta un lugar seguro por José C.S., quien era detenido en esta actuación.

En el registro de la lancha se encontró, en un doble fondo bajo la consola central del puente de mando, la droga. El pasado día 28, la Guardia Civil arrestó a Benaventa N.G. tras identificarlo como la persona encargada de trasladar la embarcación hasta el puerto de Villaricos.

Ambos, con antecedentes y que según ha estimado la Comandancia hubieran introducido en el mercado negro más de cuatro millones de dosis, han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Huércal-Overa, cuyo titular ha decretado su ingreso en prisión como presuntos autores de un delito contra la salud pública.

Consulta aquí más noticias de Almería.