El vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria, Román Rodríguez, exigió este miércoles que el Estado financie con 50 millones de euros, vía convenio con la Comunidad Autónoma de Canarias, las obras del nuevo proyecto de trazado de la carretera GC-200 en su tramo desde Tocodomán (La Aldea de San Nicolás) al casco de Mogán, en el marco del tercer Plan de Carreteras de las islas.

El también consejero de Desarrollo Económico, Obras Públicas e Infraestructuras y Transportes de la corporación insular incidió en que esta administración no tiene dinero para ejecutar dicho proyecto y advirtió de que reclamará la financiación estatal, al tratarse de una vía de interés general y a fin de cerrar "el anillo insular". "En la próxima legislatura conseguiremos las perras sí o sí", aseguró Rodríguez.

En este sentido, incidió en que el Cabildo "peleará" para incluir también en el Plan de Carreteras en el siguiente mandato la rehabilitación y mejora de los trazados de Sardina-Gáldar, la carretera del centro GC-15 que une Santa Brígida y Tejeda, y Tunte-Maspalomas, trabajos que considera que "son de absoluto interés general".

El nuevo proyecto de trazado del tramo que une La Aldea de San Nicolás y Mogán, cuyo plazo de ejecución es de 24 meses, facilitará las conexiones entre ambos municipios mediante la reducción de 4 kilómetros de carretera, gracias a combinar mejoras en la vía, siguiendo sensiblemente la actual y la inclusión de una variante en un "pequeño" túnel en la zona del Lomo de Veneguera, con el que se estima reducir hasta 15 minutos la duración del recorrido.

En este sentido, la carretera de La Aldea hasta Mogán que actualmente es bastante "sinuosa", pasará de 20 kilómetros de recorrido a 16 y la duración del trayecto disminuye de 35 minutos a 20 minutos.

A estas acciones se le suma la incorporación de un carril de vehículos lentos en la salida de Tocodomán hasta la Degollada de Tasartico, que permitirá los adelantamientos en condiciones de seguridad a los usuarios.

Zonas de esparcimiento

Asimismo, el proyecto, redactado por la empresa consultora Ingenia SGI, incluye un carril bici en gran parte del trazado, que permitirá que un número importante de equipos profesionales europeos que ya utilizaban la zona para sus entrenamientos puedan mejorar las condiciones de los mismos. I

gualmente, excursionistas y familias podrán usar la vía para explorar la belleza de la geografía suroeste de Gran Canaria en bicicleta.

Para ello el equipo de Ingenia SGI ha propuesto la reutilización de las zonas residuales que surgen al modificar el trazado de la carretera, como espacios de esparcimiento. En lugar de ser abandonados, estos tramos de asfalto serán reciclados para convertirse en zonas de estancia, descanso y contemplación para quienes estén visitando la zona, según destacó el técnico Javier Llinares, de la citada consultora.

De la misma manera el proyecto contempla la potenciación de los valores paisajísticos de la zona con un Centro de Interpretación en 'Los Azulejos', cuya espectacular explosión de color, debido a la alta presencia de ignimbritas, hace destacar esta parte del trazado por su particular belleza.

El vicepresidente del Cabildo hizo hincapié en que el proyecto del nuevo trazado "respeta escrupulosamente" las directrices del Plan Insular de Ordenación (PIO) y "encaja" con el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural del Nublo.

Rodríguez manifestó que los 1.500 kilómetros de carretera en Gran Canaria son "consustanciales" al desarrollo de la isla y planteó que el Cabildo de Gran Canaria tiene proyectos para infraestructuras viarias por valor de cerca de 200 millones de euros.

Por su parte, Llinares explicó que se han estudiado entre 15 y 20 alternativas hasta lograr la solución definitiva y se han tenido que hacer "encajes de bolillos" para encajar algunos tramos y curvas que generan en la actualidad una sensación de "peligro continuo".

Asimismo, el profesional garantizó la viabilidad del "pequeño" túnel y viaducto en Veneguera, donde se ha realizado un estudio de impacto ambiental, así como señaló que el PIO contempla la posibilidad de utilización "singular" de túneles en esta zona, por lo que no se está "contraviniendo" la normativa.

Seguridad y comodidad

En todo el trazado existe una importante mejora del ancho de plataforma, que alcanzará después de la intervención, dimensiones comprendidas entre 10 y 13,5 metros. Ello garantizará las condiciones necesarias de seguridad y comodidad que se requieren.

De hecho, el alcalde de La Aldea de San Nicolás, Tomás Pérez, destacó la importancia de este proyecto que conllevará un "acercamiento de la localidad a otros puntos y que "mucha gente se acerque a La Aldea".

En este sentido, reconoció que "para mucha gente llegar a La Aldea supone un riego, que se va a conseguir eliminar". Igualmente, apuntó que dichos trabajos darán "seguridad a la vía por el sur", lo que supone, a su juicio, "una garantía de comunicación porque hasta este momento cuando llueve los aldeanos quedan también incomunicados por el sur".

Confía en que dicha actuación suponga un desarrollo socioeconómico del municipio. "Tenemos que pelear por la pasta para que se ejecute la obra cuanto antes", apostilló Pérez.

"vital" para el turismo

Por su parte, el primer teniente de alcalde y concejal delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Mogán, Silverio Hernández, planteó que "va a ser muy complicado buscar financiación" y apostó porque todas las administraciones "arrimen el hombro".

Considera que éste es un proyecto que va a mejorar la infraestructura viaria y la comunicación entre La Aldea y Mogán y va a ser "vital" para el sector turístico, ya que "muchos turistas se quedan en mitad del camino por la peligrosidad de la carretera", agregó. No en vano, incidió en que "turistas e isleños tienen pánico en invierno a esa vía por los desprendimientos".

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.