La delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, ha asegurado que "en tres o cuatro semanas como mucho" serán abonadas las certificaciones "pendientes" por parte del Ministerio de Fomento al Ayuntamiento de Calzadilla de los Barros (Badajoz), por las obras de la N-630.

Pereira ha recordado que "hace ya dos años" en Ministerio de Fomento cedió la titularidad de la antigua N-630, de la travesía que cruzaba Calzadilla, con lo cual se pasó la titularidad al ayuntamiento de esta localidad pacense y se convirtió en una calle del municipio, en tramo urbano.

La delegada del Gobierno ha dado estas explicaciones al ser preguntada por los medios de comunicación, en el transcurso de una visita a las obras de rehabilitación de la Alcazaba árabe de Badajoz, por una información que aparece hoy en el Periódico de Extremadura en la que se informa que "un impago de Fomento de 2 millones" al Ayuntamiento de Calzadilla de Los Barros "por la ejecución de unas obras de mejora en la travesía urbana de la N-630 asfixia a 150 autónomos".

Así, Pereira ha señalado que "como consecuencia de esa cesión se establecía que el ministerio abonaría la cantidad necesaria" para llevar a cabo las inversiones para transformar la carretera en vía urbana, de acuerdo con la orden ministerial que rige este tipo de cesiones.

Bajo esa orden es el ministerio el que paga al consistorio, que contrata a la empresa para que haga esas obras de transformación, tras la presentación de las certificaciones correspondientes, pero que es este caso el ministerio "efectivamente ha tenido un problema de agilidad y de liquidez para pagar estas últimas certificaciones" de Calzadilla, pero que puede "asegurar", ha dicho Pereira, que "en tres o cuatro semanas como mucho serán abonadas las certificaciones pendientes".

Pereira ha recordado finalmente al consistorio que ha contratado y es titular que podía "haber utilizado otros mecanismos como un crédito en base a ese convenio para haber pagado en su momento estas obras".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.