Una veintena de integrantes de la Coordinadora 'Tarragona, patrimoni de la Pau' se han concentrado este miércoles ante el Palacio de Justicia de Tarragona en protesta por el juicio que empieza en las próximas horas contra ocho de sus miembros por hacer pintadas en la Rambla Nova, tras ser denunciados por la Policía Local por "deslucimiento de la vía pública".

La Coordinadora ha desplegado dos pancartas a las puertas del edificio en las que critica una acción judicial "no por las pintadas, sino por el mensaje". Los hechos se remontan al mes de junio, y el juicio ya fue aplazado en octubre.

El Ayuntamiento, personado como acusación, pide una multa de 300 euros, que puede variar en función de las facturas de limpieza de la calzada.

Una de las portavoces de la Coordinadora, María Romano, ha destacado que "las pintadas son un acto simbólico para concienciar a la sociedad sobre un gasto militar de 50 millones de euros al día y para animar a la objeción fiscal contra este escándalo".

"Esperemos que el Ayuntamiento se lo vuelva a pensar y retire la acusación, pues no sólo ellos pueden utilizar las calles para su propaganda", ha manifestado.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.