El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha rechazado este miércoles las críticas sobre el coste de la visita realizada por el Papa Benedicto XVI el pasado sábado y ha asegurado que le "gustaría" contar con un evento de este tipo "en cada legislatura".

Lo manifestó tras ser interpelado en el pleno por el portavoz del BNG, Carlos Aymerich, quien criticó que el Gobierno autonómico "recorte" en política social mientras gasta "tres millones de euros" en pagar los "fastos" de la visita de Ratzinger, si bien el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, redujo este martes la inversión de la Xunta a 2,4 millones de euros.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo gallego se ha reafirmado en la defensa de la visita papal y ha advertido a Aymerich de que su coste fue "inferior" a lo que gastó el bipartito para "publicitar" un registro "administrativo" de demandantes de primera vivienda en la pasada legislatura.

Del mismo modo, consideró curioso que Aymerich critique esta visita, pero no tenga reparos en utilizar un informe sobre la pobreza elaborado por Cáritas —organización humanitaria vinculada con la Iglesia Católica— y le preguntó si le "parece mal" que 150 millones de personas hayan visto Santiago gracias a la retransmisión del evento.

Frente a ello, el portavoz nacionalista subrayó que el hecho de que su formación "separe" entre lo religioso y lo civil "no quita" que reconozca el trabajo "encomiable" de Cáritas, aunque "lo tendrían que hacer" las instituciones gallegas. Además, puso en duda que los creyentes que apoyan el trabajo de entidades como Cáritas estén de acuerdo en gastar tres millones de euros en la visita del Papa.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.