Sólo residentes y vecinos circularán por San Pablo

A partir del martes que viene el acceso de la vía quedará restringido con una pilona, mientras que la segunda fase se retrasará hasta el año próximo.
Nuevos bancos instalados en la céntrica calle Jesús y María.
Nuevos bancos instalados en la céntrica calle Jesús y María.
Juan Manuel Vacas
La calle San Pablo se abrirá finalmente al tráfico el próximo 7 de febrero, dos meses antes de lo previsto, aunque sólo podrán circular por ella el transporte público, comerciantes y vecinos de la zona, así como los arrendatarios de cocheras.

Así, la circulación por las calles adyacentes a esta vía restringida permanecerá tal y como está ahora, mientras que a la altura de la plaza de San Andrés se instalará una pilona con un lector de matrícula que permitirá el acceso sólo a los vehículos acreditados. Por ello, el Ayuntamiento cordobés ha abierto un plazo de 15 días para que los afectados tramiten su permiso de circulación especial.

Esta iniciativa de semipeatonalizar la calle no ha sentado igual de bien entre los comerciantes de la zona, ya que 20 minutos ha encontrado opiniones variadas. Los horarios de carga y descarga serán los mismos que hasta ahora (de 7 a 11 de la mañana y de 16.30 a 18.30 horas de la tarde).

Las obras de remodelación se prolongaron cinco meses y contaron con una inversión de 982.000 euros. Por ahora, sólo queda adjudicar el alumbrado y el mobiliario urbano (bancos, jardineras, árboles…) que contarán con un presupuesto de 183.000 euros y estarán instalados en un mes.

La segunda fase del eje San Pablo, desde San Andrés hasta la plaza del Alpargate, se retrasará hasta el próximo año a petición de los comerciantes.

Quejas en la calle Jesús y María

Varios comerciantes de la calle Jesús y María protestaron ayer por la colocación de bancos individuales y maceteros en la entrada de sus negocios, ya que «no dejan la entrada libre y tapan los escaparates». Uno de los afectados, el propietario de una zapatería «P. J. Shoes», que no quiso facilitar su nombre, dijo que «es curioso que el proyecto no incluya la ubicación de las sillas delante de El Corte Inglés». El comerciante aseguró que «tampoco puede entrar un carrito de bebé ni de minusválidos».

Rafael Serrano. Reparación de calzado.

«Lo veo muy bien porque así estaremos más tranquilos de ruidos y humos. Antes la calle era un jaleo. A lo mejor nos perjudica algo el negocio, pero igual nos sorprendemos y la calle resulta más comercial».

Fco. José Chamizo. Tienda de espartos.

«Las ventas han bajado bastante por las obras y la semipeatonalización nos perjudicará muchísimo porque nuestros artículos son grandes y tenemos que facilitar el acceso con los coches».

José Rodríguez. Guitarrería.

«Al abrir el negocio comenzaron las obras, pero no han afectado porque mi trabajo se basa sobre todo en encargos. Peatonal sería lo ideal. Antes, los coches aparcaban en la acera y no podía ni salir de la tienda».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento