El Hospital de Manises (Valencia) ha iniciado una nueva técnica pionera en la Comunitat y mínimamente invasiva, llamada Epiduroscopia Percutánea, que se aplica para patologías de columna que hasta ahora no tenían tratamiento o que era muy agresivo, según ha informado este miércoles la Generalitat en un comunicado.

Asimismo, ha destacado que gracias a esta técnica este centro sanitario ha conseguido mejorar la movilidad y erradicar el dolor lumbar de cinco pacientes que hasta ahora solamente podían ser atendidos con infiltraciones como tratamiento paliativo, sin llegar a producirse nunca una recuperación total.

La epiduroscopia permite el diagnóstico y el tratamiento de lesiones medulares y meníngeas de una manera rápida. Así, por un lado, favorece el tratamiento in situ de lesiones inflamatorias (radiculits, compresión por hernia de disco), mediante la colocación en la lesión de una medicación en pequeñas dosis de corticoides y con gran poder antiinflamatorio, reduciendo así los efectos indeseables y aumentando la eficacia del tratamiento.

La técnica también posibilita actuar localmente sobre las estructuras lesionadas y está indicada para casos de dolor lumbar crónico, enfermedades de los discos invertebrales y otras patologías de la columna. Los principales beneficiarios de esta técnica son los pacientes que han sido operados de una hernia de disco o de una fijación vertebral y, como consecuencia, sufren dolor y pérdida de fuerza en las piernas.

Los pacientes tratados en Manises, con síndrome de espalda fallida, fueron intervenidos en quirófano de forma ambulatoria y regresaron a sus casas tras dos horas de recuperación, según la Generalitat, que ha precisado que en tres de ellos la mejoría "ha sido excepcional, puesto que antes de su paso por el centro para caminar necesitaban ayuda de muletas y la realización de paradas intermitentes cada 30 ó 50 metros debido a la fatiga".

A este respecto, ha explicado que tras la epiduroscopia estos pacientes han iniciado la rehabilitación muscular y pueden andar sin efectuar paradas y sin ayuda alguna, además de haber desaparecido el dolor que sufrían.

El jefe de servicio de Anestesiología del Hospital de Manises, Valentín Arana, ha comentado que "se trata de casos en los que los pacientes han sido operados varias veces de la espalda y resultaba imposible una nueva intervención porque habían desarrollado una fibrosis". "Con la epiduroscopia hemos tratado la fibrosis, erradicando el problema, mejorado la movilidad y hemos acabado con el dolor lumbar", ha destacado.

La técnica de la epiduroscopia la realiza un equipo formado por un médico anestesista especializado en técnicas mínimamente invasivas para el tratamiento del dolor, otro médico anestesista que garantiza la estabilidad y bienestar del paciente durante la intervención y dos enfermeros de quirófano, con práctica de cirugía endoscópica, según la Generalitat.

El servicio de Anestesilogía del Hospital de Manises, a través de la Unidad del Dolor, es pionero en la Comunitat en la utilización de esta técnica y ha logrado perfeccionarla "de la mano de uno de los mejores profesionales en la materia".

"El mes pasado estuvo en el Hospital de Manises el doctor Van Seventeen, jefe de servicio de Anestesia y director del Centro de Investigación y Tratamiento del Dolor del Hospital de Amphia en Breda, Holanda. Se trata de una autoridad a nivel internacional en la materia, que estuvo dos días operando junto con nuestro equipo a diversos pacientes", ha explicado Arana.

"Esta nueva técnica nos permite la posibilidad de ver el estado del espacio epidural y si hay fibrosis romper esas adherencias y liberar los nervios que están presos (son los responsables por el dolor y pérdida de fuerza en las piernas) y que en situaciones extremas pueden impedirle caminar", ha precisado el jefe de servicio de Anestesia del Hospital de Manises.

Además, la técnica también puede ser utilizada como herramienta de diagnóstico, ya que consigue visualizar el espacio epidural por dentro de la columna vertebral, utilizando un fibroscopio especial que permite identificar las estructuras lesionadas, como adherencias, zonas inflamadas, cicatrices, obteniendo una imagen en vivo. De este modo, se pueden diagnosticar problemas que, hasta ahora, otras técnicas de imagen no podían detectar.

Potenciales pacientes

El Hospital de Manises prevé que sean numerosos los pacientes que puedan beneficiarse de la misma. "Teniendo en cuenta que 8 de cada 10 personas tendrán dolor en la columna alguna vez a lo largo de su vida, que la lumbalgia es la enfermedad crónica que más limitación física provoca en mayores de 45 años, que es la tercera causa de discapacidad crónica y que el 40 por ciento de los operados de columna sufren síndrome de espalda fallida, creemos que la aplicación de esta técnica tendrá gran acogida entre nuestros pacientes", ha afirmado el doctor Arana.

Consulta aquí más noticias de Valencia.