El Grupo Municipal Regionalista de Santander ha denunciado la falta de consenso del alcalde, Íñigo de la Serna (PP), en política cultural, al tiempo que le ha acusado de hacer de la cultura algo "exclusivo, exclusivista y bandera de campaña".

En rueda de prensa, el concejal regionalista, José María Fuentes-Pila, ha criticado que el modelo cultural que sigue el equipo de Gobierno es "a vista de pájaro", sin participación y con planteamientos "abstractos" en cultura, infraestructuras y espacios del conocimiento.

Por contra, los regionalistas entienden que las políticas culturales deben ser diseñadas por los poderes públicos a través de la participación ciudadana y han de estar basadas en un diagnóstico y en el respeto a la tradición cultural de la región y la ciudad.

Sin embargo, ha dicho Fuentes-Pila, el alcalde "no entiende que no puede meter la cultura en una caja de regalo e invitar a los demás a participar en su banquete electoral".

El edil ha defendido una cultura integrada en la ciudad y entendida como un espacio vivo, y ha subrayado que una ciudad cultura "no sólo es maquillaje urbano", y hay que ir más lejos de la imagen de marca. En este sentido, ha aludido a la reordenación de grandes espacios y del frente marítimo como "elementos clave" que pueden definir los designios culturales de la ciudad.

Por ello, en su opinión, ha llegado el momento de analizar la realidad cultural de Santander y sus activos culturales. "Es hora de aterrizar y ser conscientes de las necesidades de la red cultural de la ciudad", ha dicho.

De ahí que en los dos próximos plenos de la Corporación, el PRC abordará dos "dianas culturales" como son el Museo Municipal de Bellas Artes y el Palacio de Riva Herrera.

El primero, según el regionalista, "lejos de ser una referencia para Santander", carece de una web en la que se pueda realizar una visita cultural. En su opinión, los 100.000 euros de la web de Santander 2016 podrían haber favorecido una "excelente" página del Museo dotada con un recorrido virtual. Además, ha considerado la necesidad de analizar la estructura organizativa de la pinacoteca para "favorecer la toma de decisiones".

En cuanto al Palacio de Riva Herrera, Fuentes-Pila cree "imprescindible" acotar el objetivo del edificio y ha pedido consenso para determinar al director, equipo rector o empresa gestora del mismo. "Es prioritario, antes que pedir dinero, única acción política relevante del alcalde en los últimos cuatro años", ha destacado.

Otras "dianas" son el Palacio de Exposiciones, que tiene "un potencial de desarrollo extraordinario", en el que deberían organizarse exposiciones todo el año; y el Centro de Arte del Barrio Pesquero, que está "infrautilizado" y "no se sabe muy bien qué hace". Tras una "importante" inversión del Plan E, el PRC planteó que acogiera un museo etnográfico del mar, iniciativa rechazada por el equipo de Gobierno.

El PRC tiene una estrategia cultural basada, entre otros aspectos, en la identidad de lo local, la puesta en valor de los recursos existentes, la creación de una red de servicios culturales que haga de puente entre los creadores y el público, la promoción cultural activa y participativa a escala local más allá de actividades puntuales o la creación de industria y empleo basados en la innovación y la calidad.

Y dentro de su estrategia cultural, los regionalistas proponen ubicar a Santander y Cantabria en el contexto de España y Europa para conocer la relevancia de la región desde el punto de vista cultural, intelectual y creativo; poner en valor Santander como capital de Cantabria, dimensionado su activo histórico en el eje atlántico, potenciando la identidad conectada con el mar; analizar las necesidades de Santander para el desarrollo de una política cultural a medio y largo plazo; y recoger las fortalezas de la ciudad como capital de Cantabria favoreciendo las sinergias entre activos culturales de la región y la ciudad.

En lo que se refiere a simbolismos, el edil ha recordado la propuesta del PRC de "engalanar" los simbolismos naturales de Santander "que conecten la ciudad con el ciudadano", como el faro de Cabo Mayor, la isla de Mouro o la Grúa de Piedra, entre otros, como "elementos promotores de sinergias emocionales".

"Todo ello debería hacer que los ciudadanos sintiéramos que el potencial de cultura de la ciudad está al servicio de su evolución y crecimiento, pero esto no es posible si se quiere hacer de la cultura algo exclusivo, exclusivista y bandera de campaña", ha advertido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.