Los padres de Isaac Martínez, el joven asesinado en Lleida el 9 de noviembre de 2006, ofrecen 10.000 euros a quien les facilite pistas del crimen, ha confirmado a Europa Press su abogado, Pau Simarro.

Sus padres quieren ofrecer esta recompensa cuando se cumplen cuatro años del crimen, según han adelantado los diarios 'Segre' y 'La Mañana'.

El único sospechoso de haber sido el autor del crimen quedó en libertad por falta de pruebas a finales de 2007. Los análisis de la Policía Nacional y de la Guardia Civil pusieron en duda la existencia de restos de pólvora en la ropa del imputado, ahora exculpado, en contradicción con las conclusiones a las que habían llegado los Mossos d'Esquadra.

Ante las dudas, Pau Simarro optó por evitar el juicio, que, de celebrarse, habría sido por jurado. Ahora el abogado espera que la jueza de Lleida que lleva el caso autorice una nueva prueba analítica que llevaría a cabo la policía científica europea (ENFSI), con sede en París. Quiere determinar si los restos en las prendas del sospechoso coinciden con los restos de los casquillos hallados en el lugar del crimen.

"La familia, cada vez más entristecida, está convencida —ha afirmado este miércoles el letrado— de que el único imputado en el asesinato es el culpable del crimen, por lo que esperan que alguien les eche un cable con pistas circunstanciales, como conversaciones".

Consulta aquí más noticias de Lleida.