Amable Á.F., de 73 años, acusado asesinar a Agustín Rubines Arango y de su hijo, Agustín Rubines García, en enero de 2009 en la localidad de Perlín, Trubia (Asturias) ha reconocido este miércoles su culpabilidad ante la Sección segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo y ha aceptado una condena de 35 años de prisión, según ha informado el abogado de la acusación particular, José González Hevia-Aza.

El juicio previsto para hoy con un jurado popular no ha llegado a celebrarse al llegar el acusado a un acuerdo con el fiscal. El Ministerio Público encargado del caso consideraba inicialmente que los hechos eran constitutivos de dos delitos de asesinato con alevosía por los que solicitaba para una pena de veinte años de prisión por cada uno de ellos.

Amable Á.F. disparó desde unos 16 metros sobre Agustín Rubines García, y continuó haciéndolo mientras se acercaba a él, hasta dispararle a muy corta distancia. "Todas las heridas que le causó fueron tan importantes que por sí solas hubieran sido mortales de necesidad". Agustín Arango García intentó solicitar ayuda y logró llamar con su móvil al servicio de emergencias 112. El acusado comenzó a disparar también al hijo del primero y acabó con su vida.

((

Habrá ampliación))

Consulta aquí más noticias de Asturias.