El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero
José Luis Rodríguez Zapatero, este miércoles en el Congreso. Emilio Naranjo / EFE

El Partido Popular ha retado al Gobierno a celebrar un "debate con votación en el Congreso" sobre la congelación de las pensiones. De este asunto han hablado Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría que, en una sesión de control al Congreso eminenemente económica, han instado al Ejecutivo a ser "valiente" y no llevar a cabo la medida de recorte.

En primer lugar, Rajoy ha acusado al presidente de "arbitrario" por impedir en la Cámara la discusión -mediante el veto a varias enmiendas a los presupuestos generales la semana pasada-; "Tiene mala memoria o intenta hacer trampas en el debate", le respondió Zapatero, añadiendo que la congelación se votó en un decreto ley y que la sensibilidad social se demuestra cuando se está "en el banco azul, no en la oposición".

"Record de vetos"

"Antidemocrático, dictatorial y autoritario" son algunos de los adjetivos que le ha dedicado el líder popular al socialista, pidiéndole que tenga "coraje y gallardía"y acusándole de ejercer hasta 79 veces su derecho de veto -"tiene el record"- en el hemiciclo, un derecho del que el ex presidente Aznar no hizo uso nunca y que Felipe González utilizó en ocho ocasiones.

Según Rajoy, Zapatero ha realizado "el mayor recorte de derechos sociales de la democracia" -con la consiguiente protesta de la bancada socialista- y se ha quedado sin proyecto y "sin argumentos". El popular reiteró que su partido defiende a los pensionistasy el presidente le acusó de incoherente y demagogo: "No va a poder ocultar que la renta per cápita de los españoles está por encima de la media europea".

El presidente ha explicado que durante el Gobierno del PSOE las pensiones han subido "ocho veces más" que con el PP y ha terminado pidiéndole a Rajoy que le no exija "barra libre".

"Cero es un número"

Por su parte, Sáenz de Santamaría ha insistido con el tema poco después, preguntando a la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, por los presupuestos generales.

"El día en el que al Gobierno le pusieron un cero en economía el vicepresidente Rubalcaba -ausente del pleno e incompatible, según la portavoz, "con la verdad"- se alegró", dijo Sáenz, añadiendo que "cero es lo que ha crecido la economía española en el tercer trimestre" y que los ciudadanos "no se merecen" el Gobierno actual.

"Cero no es más que un número", le respondía Salgado. "Sus previsiones para 2009 y 2010 decían que íbamos a crecer por encima del 3%", cifrando en 1.500 millones la cantidad necesaria para evitar la congelación de las pensiones, no "los 750" que propone el Partido Popular. "La guinda es lo que les gusta el plan de Cameron", añadió.

Las protestas de los socialistas mientras hablaba la popular no lograron incomodarla -"No me molestan"-, es más, le animaron a proponer formalmente un debate y una votación -"menos cuento y más votación"- a la vicepresidenta, diciéndole que "no sabe hacer nada más que los presupuestos" y recordándole lo dicho por Rajoy sobre los "vetos" en el Congreso; "Aprendan de los portugueses", finalizaba Salgado.