Galicia va recuperando la normalidad tras el paso de la borrasca 'Becky' que en los últimos días causó diversas incidencias, dejó un pescador muerto y otro desaparecido. Así, en las últimas horas únicamente se han registrado un par de desprendimientos de piedras en carreteras de Folgoso do Courel (Lugo) y Cotobade (Pontevedra); y la caída de dos árboles en Ribeira (A Coruña) y O Porriño.

Según ha informado el 112 a Europa Press, apenas hubo incidencias durante la noche y la madrugada de este miércoles relacionadas con la última borrasca que afectó a Galicia, salvo un desprendimiento de piedras en el kilómetro 18 de la carretera LU-651 en Folgoso do Courel, por lo que fueron movilizados medios de limpieza y mantenimiento.

Además, en ese punto un vehículo sufrió un pinchazo sobre las 7.55 horas debido a la presencia de piedras en la carretera, pero sin mayores consecuencias.

También a las 8.57 horas el 112 fue alertado de otro desprendimiento en el kilómetro 77 de la N-541 en Cotobade, donde había piedras sobre la calzada, por lo que fueron movilizados medios de mantenimiento de Carreteras.

árboles caídos

Por su parte, el viento provocó la caída de un árbol de grandes dimensiones en O Porriño, en la carretera que va a Sampaio, a su paso por el lugar de A Pousadela, y que impedía el paso de un autobús escolar.

Por ello, fueron movilizados la Guardia Civil de Tráfico, el Grumir de la zona y personal del Ayuntamiento de O Porriño para proceder a su retirada.

Por la noche, en la provincia de A Coruña se registró la caída de un árbol sobre las 22.00 horas en la localidad de Ribeira, y, sobre las 23.45 horas, el servicio de emergencias recibió el aviso del desprendimiento de una chapa metálica en Carballo, pero sin mayores consecuencias, según ha precisado el 112.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.